Las semillas del tomate

© El BSAP desarrolla la IV Cata del Tomate Tradicional .-

Hasta donde conozco, no ha sido usado para canonizar santos aunque a sus plantas hay personas que les rezan todos los días; ni para blanquear los dineros mal adquiridos porque su color es rojo intenso; ni para corromper políticos oxidados porque su composición tiene muchos antioxidantes. Su producción, su venta, está claro, no nos va a permitir convertirnos en un rey de oros… Pero levanta pasiones. Será porque, como el melón, sus jugos riman bien con el verano o porque su aroma, aunque no lo comercializa Dior, es intenso y embriagador.

Hace unas semanas, en un reportaje de TV 2 sobre el tomate, aparecía un austriaco poseedor de algunos miles de semillas diferentes y de todos los continentes, poseído por la fe en el tomate, en sus colores, en sus formas, en sus sabores… En el mismo programa, Joe Cocker , un cantante británico, apasionado del tomatecultivo, volaba a la granja del austriaco citado para adquirirle unas pocas semillas de una especie pequeña pero de sabor potente... Imaginé entonces, que sus tomates serán magníficos porque mientras escarda las malas hierbas de su huerto, les irá cantando A Little Help from My Friends; en español Con una pequeña ayuda de mis amigos.

MEDITERRANEA OBRAS
RODOLFO Y VENTURA

Levanta pasiones. Y aunque dentro de unos años existirán drones, con impresoras de 3D incorporadas, que mientras vuelan te irán imprimiendo los dos o tres kilos de tomate con forma de pera que les hayas pedido y con el tono de maduración que les hayas sugerido, y aunque te los dejarán a la sombra en la ventana más grande de tu piso, no podrán anular la devoción que teníamos los asistentes a esta reunión anual y comarcal, celebrada en Navajas, durante la mañana de este domingo, 30 de Agosto.

Allí hemos podido catar multitud de tomates que los colaboradores de este Banco de Semillas han proporcionado y bastantes neoagricultores han planificado su próxima campaña en base a estas variedades mostradas; se comentaba, mientras los tacos de tomate dejaban su sabor y sus características por nuestras bocas, el tipo de piel, la acidez, la cantidad de semillas que producían, las tonalidades que la piel iba tomando hasta su maduración, el rendimiento de cada variedad… Intensa pasión debatida entre expertos en dar la máxima importancia a lo autóctono, para evitar la lenta y callada desaparición de unas plantas que ya eran familiares a los tatarabuelos de nuestros tatarabuelos.

Hasta 80 tipos de tomates han tomado el interés de un público multitudinario que a lo largo de la mañana ha querido acercarse a lo natural, a una fruta roja que el verano nos trae, conociendo el gran dolor que se produce, como un inmenso salto al vacío, cuando allá por noviembre, se nos acaba nuestra artesanal cosecha y hemos de acudir a las tiendas o supermercados para seguir consumiendo más tomate, porque el amor al tomate te hace ser fiel a sus vitaminas, pero cuyo sabor   es una mala parodia del que nos producía nuestro huerto.

Ah, por cierto, me han comentado estos chicos organizadores, que todo interesado en asumir esta filosofía, en adquirir o intercambiar semillas, puede acudir cualquier tarde de un viernes a Segorbe, que allá por la plaza del Almudín, encima del Ateneo Libertario, os procurarán sus existencias conservadas.

Cualquier tarde, se os presenta allí, el austriaco que aparecía en el programa de la dos buscando la carne apasionada de nuestros tomates.

Manuel Vte. Martínez