© Clausura de las II Jornadas Internacionales de Ajedrez Francesch Vicent .-

Las II Jornadas Internacionales de Ajedrez Francesch Vicent  finalizan hoy en Segorbe con un notable éxito de participación, como demuestran el centenar y medio de jugadores de siete nacionalidades distintas que a lo largo del fin de semana han competido en la convocatoria y los más de 300 asistentes a las mismas.

La conclusión de la jornada de hoy estará marcada por la entrega de premiso del II Torneo Internacional de Ajedrez Ciudad de Segorbe y los del VII Torneo Infantil de Ajedrez Francsch Vicent, en los que han participado ochenta adultos y setenta niños.

El Maestro FIDE venezolano José Manuel Díaz Velandia ha resultado ganador del II Open Internacional de Ajedrez ‘Ciudad de Segorbe’ .

 

La jornada de ayer también concluyó con la entrega de premios del I Certamen Internacional de Fotografía de Ajedrez Francesch Vicent, los cuales fueron a parar a manos de Luis Martínez Aniesa, editor del blog Cada día un fotógrafo / Fotógrafos en la red, y José Plasencia Civera, director gráfico de InfoPalancia. La nueva concejal de cultura del Ayuntamiento de Segorbe, Teresa Mateo, fue la encargada de formalizar la entrega de premios.

Y es que las partidas de la competición, además de por el mencionado concurso de fotografía, se han visto complementadas por una serie de interesantes y atractivas propuestas, como son los llamados talleres FERAMI donde se realizan una serie de actividades que, con el ajedrez como punto de partida, ponen en práctica el desarrollo de diferentes habilidades matemáticas, lingüísticas y creativas. El doctor en pedagogía y autor de numerosas obras sobre ajedrez educativo, Joaquín Fernández Amigo, junto a Jordi Prió, director de Educachess, han sido los encargados de dar estas clases.

El ajedrez educativo no sólo permite potenciar habilidades o competencias como la creatividad, la capacidad de cálculo, la atención o la concentración, según Fernández Amigo, quien señala que las particularidades del ajedrez también influyen en el fomento de valores positivos en los alumnos como la perseverancia, el respeto, la responsabilidad, la paciencia, la solidaridad o la humildad. “Potencia el análisis y la síntesis, así como la memoria, la resolución de problemas y la toma de decisiones, la empatía, la capacidad organizativa y el equilibrio emocional, la creatividad e imaginación y la aceptación de las reglas”, resume.

MEDITERRANEA OBRAS
RODOLFO Y VENTURA

Tras la pista del incunable perdido

Otra de las actividades fue la ‘Conversación libresca’ entre el investigador José Antonio Garzón, autor de relevantes trabajos sobre el origen del ajedrez moderno, y el bibliófilo y autor valenciano Rafa Solaz.

En su conversación, tratan la historia e importancia de Vicent y de su tratado de ajedrez de 1495 y presentan novedades sobre su condición de judío converso, sobre su “exilio” italiano y su relación con los hijos del Papa Alejandro VI, César y Lucrecia.

Garzón y Solaz, junto a Michael Negele, conforman el Comité Internacional del premio Von der Lasa (2012-2015), convocatoria que permitió internacionalizar la búsqueda del libro. Ahora, este Comité mantiene vivo su espíritu y en hoy en Segorbe, los investigadores han desvelado que la venta de un ejemplar del “Vicent” a un coleccionista americano, por parte del librero de Barcelona Salvador Babra fue casi seguro en 1913. Los candidatos principales para ser ese coleccionista son John G. White y Gustavus A. Pfeiffer.

Además también tuvo lugar la celebración de una clase magistral a cargo de Luis Fernández Siles, director de Capakhrespecto al que el ponente  explicó, quec“cuando aprendemos a jugar nos enseñan el valor de las piezas. Un sacrificio en ajedrez significa cambiar una pieza por otra del rival (de menor valor) o a veces directamente “regalar” una pieza. Aprender en qué situaciones puede ser bueno es importante, porque cuesta trabajo renunciar a nuestro material”.

En esta segunda edición, las jornadas han incrementado su apuesta cultural con las actividades paralelas a la competición y, en esa apuesta, han programado la presentación del libro Esto podría ser un gambito de dama pero es una canción de amor, a cargo de su autor, David Vicente.

La obra de Vicente, aunque ficción, parte de un hecho real: la huida de la jugadora soviética Elena Ajmilóvskaia en los Juegos Olímpicos de Salónica de 1988 con el entrenador estadounidense John Donaldson y la irrupción en el panorama ajedrecístico de las hermanas Polgar, que llevaron al equipo húngaro a la victoria, provocando la derrota soviética por primera vez.

A partir de ahí, la trama de la novela viaja a los últimos días del comunismo y la disgregación de la URSS. Según su autor, en esta novel, el ajedrez resulta una metáfora dentro de la novela. “Al final, como en una partida, todos sus personajes son piezas de ajedrez que tienen una funcionalidad y una importancia dentro del tablero de la vida y, en ocasiones, como en el propio juego son sacrificadas”, señaló Vicente.

 

Clausura de las II Jornadas Internacionales de Ajedrez Francesch Vicent
Chelo Torrejón – Foto:José Plasencia