© La Gastronómica Cantharellus de Jérica celebra la X calçotada

Más de 1.100 calçots y 125 comensales se han reunido hoy en el paraje de Randurías de Jérica para disfrutar de esta típica fiesta gastronómica propia de la región occidental de Cataluña.

La soleada jornada acontecida hoy no ha hecho más que animar las ya de por si divertidas calçotadas, ya que los calçolts suelen comerse con los dedos mojados en sabrosa salsa romescu, lo que hace que los comensales acaben con más de una mancha a pesar de los baberos que habitualmente suelen ponerse.

Cocidos en su punto, la capa exterior de los calçots se carboniza en la lumbre del fuego, dejando el interior tierno y cremoso, lo que han conseguido ya durante los últimos ocho años los cocineros jericanos que anualmente se prestan a hacer esta comida.

El encuentro es organizado anualmente por la Asociación Gastronómica Cantharellus, que para que los comensales no se queden con hambre acompañan a los calçots con una buena torra de carne y embutido, además de la dulce crema catalana y deliciosos rollitos de anís y rosigones hechos por algunos de los asociados.

JOYERIA ROYO
RODOLFO Y VENTURA

 

 

 

 

 

 

 

Chelo Torrejón – Fotos:Ana Monleón

La Gastronómica Cantharellus de Jérica celebra la X calçotada