© Muestra sobre Max Aub en el Instituto Cervantes .-

El Instituto Cervantes inauguró ayer una exposición dedicada al exiliado escritor Max Aub, cuya memoria está afincada en Segorbe gracias a su Fundación, cuya directora, Teresa Álvarez Aub, nieta del escritor (hija de su hija mediana, Elena), y el gerente de la institución, Francisco Tortajada, estuvieron ayer presentes  en la inauguración de la muestra abierta en la sede central del organismo en Madrid hasta el próximo 15 de mayo.

RODOLFO Y VENTURA
MEDITERRANEA OBRAS

La muestra se divide en cuatro apartados: Primeros años, primeros libros (1903-1936) que aborda su nacimiento en París, el posterior traslado con su familia a Valencia en 1914 y el comienzo de la Guerra Civil. Una segunda etapa, denominada Campo de sangre (1936-1942) en la que se recorre su vida durante la contienda y la primera posguerra en Francia, donde fue agregado cultural de la Embajada de España en la Exposición Internacional de París en 1937. En esta sección se incluye su etapa como condenado en campos de concentración franceses y argelinos por “comunista” y su marcha de Argelia a México, donde fue acogido.

La última sección corresponde a Regreso(s) a España. Campo abierto (1968-1972), cuando el autor volvió a España en dos ocasiones; una en plena dictadura en 1969 para escribir un libro sobre Buñuel, y la otra en 1972, poco antes de morir, tal y como vaticinó en su obra La gallina ciega: “A España volveré. Hecho polvo, pero volveré”.

Muestra sobre Max Aub en el Instituto Cervantes – Chelo Torrejón.