© Testimonios y videos sobre el traslado de menores de Segorbe .-

La situación del Centro de Acogida del Colegio de La Resurrección de Segorbe se ha convertido en el principal tema de conversación de los segorbinos en los últimos días después de que la Conselleria de Igualdad inesperadamente decidiera trasladar a los menores allí alojados a otros centros, debido a la existencia de “indicios de malos tratos”, “condiciones de inhabilitabilidad”, “comida caducada” y situaciones “al más puro estilo de las novelas de Charles Dickens”, según afirmó la consellera, Monica Oltra.

Desde entonces hasta ahora las muestras de solidaridad hacía el centro se han sucedido y el suceso ha sido noticia en prácticamente todos los medios de comunicación, en los que la dirección de la congregación de las Hermanas Terciarias Capuchinas han desmentido las acusaciones de Oltra, que asegura basarse en un informe técnico.

Así la directora de la orden, la hermana Regina niega la existencia de cualquier maltrato o deficiente alimentación reflejada en el informe, que al parece solo ha visto y posee la propia consellera, y tras el que sospechan que existe la denuncia de un ex-trabajador del centro.

En defensa de los trabajadores del centro han salido ya diversos patronales, sindicatos y asociaciones, como APIME, FEPJJ, UGT, CCOO, y la asociación Fray Luis Amigó, que en este último caso ha empezado ya a recoger firmas también contra el cierre del centro.

Así mismo algunos trabajadores del colegio de La Resurrección han accedido a hablar con TVE sobre este tema.

Aquí mismo puedes ver el programa

MEDITERRANEA OBRAS
RODOLFO Y VENTURA
Por otro lado la realización de inspecciones al centro que Mónica Oltra niega que se realizaran, son llevadas a cabo de oficio por le Sindic de Greuges, según indicó el técnico del mismo Conrado Moya, en los espacios televisivos de la realizados sobre el tema.

Así mismo el ex-defensor del menor, Javier Hurra, defiende en los mismos la labor de las “terciarias capuchinas y amigonianos. Son los que han protegido a los menores siempre”.

Aquí tienes el programa

Por otro lado Paciencia Mansogo, ex-alumna durante 20 años del colegio La Resurrección, dice sentirse “sorprendida y bastante dolida con todo lo que se está diciendo porque no es cierto”.

Y es que, hace 23 años Paciencia llegó a España y convirtió desde entonces el centro segorbino en su hogar y a sus residentes en su gran familia.

De la mano de las Terciarias Capuchinas, esta joven actualmente dedicada a la enfermería, viajó desde Guinea Ecuatorial por problemas de salud con el fin de recibir tratamiento. “He pasado toda mi infancia en Segorbe, en esa casa donde me he sentido de lo más feliz, donde han cubierto todas mis necesidades, tanto a nivel material, como físico y emocional”, afirmaba Paciencia quien apuntaba que siempre ha sido tratada con “respeto, cariño y amor por parte de las hermanas y todo el equipo educativo”.

DESCUENTOS JOYERIA
Es por ello, que escuchar lo que está saliendo y ver cómo se están sacando las cosas de contexto resulta de todo menos aceptable. “Se están diciendo cosas aberrantes, que faltan a la verdad, y no se pueden hacer así las cosas. Por lo menos, el proceso podía haber sido de otra manera, no como lo han hecho. Si estamos tratando de educar una sociedad es totalmente despreciable cómo han actuado”, afirmó la joven. Paciencia tachó de “aberrantes” los comentarios, “porque las cosas fuera de contexto faltan a la verdad”. “Si se detecta una deficiencia la cuestión es hablar las cosas y poder solucionarlo, no hacerlo así porque estas personas llevan muchos años dedicándose a los demás”, puntualizó.

Rodeada de recuerdos positivos como las tardes de juego, las excursiones en familia, los preparativos de las fiestas Paciencia solo tiene palabras de agradecimiento por la labor que, con ella, al igual que con muchos compañeros, las Hermanas han realizado para que actualmente tenga unos estudios, una formación y un trabajo. “Solo puedo que estar agradecida, soy una vida salvada de mi país. Hoy formo parte de esta sociedad gracias a que personas al servicio de los demás están dispuestas a ayudar a los necesitados sin esperar nada a cambio y no tengo grandes logros, pero gracias a ese ambiente vivido en el centro enriquecido en valores humanos, intento ser mejor persona”, puntualizó.

Por su parte, Cristian, otra ex-alumna del colegio, decía haberse quedado “en shock” al ver en los medios la noticia. Residió en Segorbe por problemas familiares durante 8 años y afirmó “jamás haber recibido maltrato”. “Nunca nos pusieron la mano encima, al revés. Recibíamos castigos, como de tener que irnos antes a la cama, no poder salir un fin de semana por habernos portado mal o quedarnos sin paga, los típicos castigos por conducta, pero de ahí a lo que se está diciendo, nada que ver”, explica. Asimismo, el joven mostró sus dudas sobre el tema de la comida caducada y afirmó no haber pasado hambre apuntando que, además, “es algo que se contradice: los educadores no van a dar comida en mal estado cuando ellos mismos comen también esta comida”. Para Cristian, los inicios de su estancia en el centro fueron duros, pero por su situación personal, pero la experiencia de estar allí fue única y muy positiva”.

Testimonios y videos sobre el traslado de menores de Segorbe

Chelo Torrejón/Ana Monleón