Un acto vandálico obliga a retirar el pozo de la Cartuja de Altura

MUSICAL CAMPOS
Los vecinos de Altura han perdido, al menos temporalmente, una de los elementos junto al que prácticamente toda la población se ha hecho alguna foto, el antiguo pozo de la Cartuja de Vall de Cristo, el cual ha sido desmontando y retirado está mañana por los operarios municipales.

Y es que el pozo, del siglo XVII, ha venido sufriendo una serie de ataques vándalos que a punto han estado de acabar con él, ya que incluso ha sido dañado con explosivos introducidos en su clave de cierre.

Cabe recordar que el pozo fue  retirado en la década de los años 60/70 de su enclave original en el cenobio monástico por temor a que fuera dañado. El gobierno local decidió en aquel momento trasladarlo y colocarlo a un pequeño espacio ajardinado existente en la calle Agustin Sebastián en la entrada de la población.

Los operarios municipales han desmontado los horcones de piedra de los que antiguamente pendía la curriola, a partir del brocal, con la finalidad de devolverles su configuración original, si bien para ello el Ayuntamiento no se ha marcado ningún plazo ni consignado todavía ninguna inversión, por lo que las piezas serán desmontadas y llevadas a los almacenes municipales.

ENERSOSTE
El pozo sufrió hace unos meses el ataque de varios incontrolados que deterioraron su estructura dejando la huella de su comportamiento incívico.

El citado pozo, perteneciente a una gran cisterna, ocupaba el centro del llamado claustro de San Jerónimo de la Cartuja de Valldecristo, cuya construcción se realizó a principios del siglo XV junto a la iglesia de San Martín del conjunto monástico. El recinto cartujano se abandonó a mediados del siglo XIX por las leyes desamortizadoras de Mendizabal y el pozo fue trasladado a la población de Altura ante el temor de que fuera expoliado, dejando en su lugar una excelente copia del mismo.

Chelo Torrejón – Foto:Alejandro Ibáñez

JOYERIA ROYO
RODOLFO Y VENTURA