©  10 años de obispado en Segorbe-Castellón .-

Hoy se cumplen 10 años desde que Mons. Casimiro López llegó a la diócesis. Éstas son algunos de los proyectos e iniciativas más importantes que ha impulsado aquí, en Segorbe-Castellón.

Vida en las parroquias

El Obispo ha recorrido 337.000 Km en sus 9 visitas pastorales a los arciprestazgos y numerosas celebraciones en las parroquias, de modo que los fieles han vivido la cercanía de su pastor.

Cada año ha confirmado entorno a 1.200 personas y ha puesto en marcha las confirmaciones de adultos por Pentecostés.

Sacerdotes

36 sacerdotes ordenados,  ha creado una Vicaría para el Clero y animado encuentros de formación y retiros para sacerdotes, ha inaugurado la Casa Sacerdotal y reabierto el Seminario Menor Mater Dei. También ha retomado el itinerario del diaconado permanente después de 25 años.

Caridad

Inauguró la Casa Cuna de Castellón, ha promovido muchas colectas y gestos caritativos con los más necesitados, como la creación de la Mesa para Ayuda a los Refugiados y la reciente colecta en favor de Ucrania.

Con motivo del Año de la Misericordia, ha impulsado el proyecto «Sí a la vida. Casa de Misericordia», para adolescentes embarazadas.

10 años de obispado en Segorbe

Paseando por Segorbe. Foto:J.Plasencia

Pastoral

Ha llevado a cabo dos Planes Diocesanos de Pastoral: «La Iglesia de Segorbe-Castellón convocada por Cristo y presidida por el Obispo, viva la comunión y la misión de ser su testigo en medio del mundo» , del 2007 al 2012. Y «Parroquia evangelizada y evangelizadora» que la diócesis inició el pasado curso y que se prolongará hasta el 2021.

Ha celebrado los numerosos jubileos y conmemoraciones convocadas por el Papa, como este gran Año de la Misericordia, el Año de la Fe, el Sacerdotal, el de San Pablo, Santa Teresa, el Año de la Vida Consagrada, y más diocesanos como los dos años Años Marianos de Lledó en 2008 y 2014.

Jóvenes y educación

Ha querido encontrarse con los jóvenes en las vigilias de oración en su propia capilla. Ha impulsado el oratorio de niños pequeños y el «Teen Star». En el ámbito de la educación, el colegio La Milagrosa de Segorbe pasó a ser de titularidad diocesana en 2012, en 2014 creó la figura del coordinador para los colegios diocesanos y, en defensa de la escuela concertada, ha animado recientemente la creación de la Plataforma Concertados.

Escritos

Ha escrito más de 500 cartas y cerca de 70 decretos, que han regulado la vida de la diócesis en diferentes ámbitos como por ejemplo: Consejos de Pastoral, asociaciones y cofradías, patrimonio, etc.

«No nos sirve un mánager, un administrador delegado de una empresa, y ni siquiera uno que esté en el nivel de nuestras poquedades o pequeñas pretensiones. Tenemos necesidad de un obispo que nos mire con la amplitud del corazón de Dios, que sepa elevarse a la altura de la mirada de Dios sobre nosotros para guiarnos hacia Él».

Así define el papa Francisco el perfil de un Obispo y así es como él mismo, Don Casimiro, busca ser: «En el centro de mi ministerio episcopal he intentado que estuviera y deseo que esté siempre Jesucristo. Él es quien me ha enviado para ser vuestro pastor en su nombre: siervo suyo soy y, desde Él, un humilde servidor de todos vosotros y de mi amada Iglesia de Segorbe-Castellón, con la que Él me ha desposado, para que os apaciente y guíe según su mente y corazón».

ESCUELA DE DANZA

Entrevista al Obispo

10 años de obispado en Segorbe

Casimiro López. Foto:J.P.

– ¿Qué balance hace de estos 10 años como Obispo de esta diócesis?

He intentado en la medida de lo posible trabajar por la comunión con el Señor y también entre nosotros. Se han dado pasos, evidentemente, pero queda aún camino por recorrer, se ha ido sembrando y la tarea es aún ingente. Se hace muy necesaria la evangelización interna y externa y seguir trabajando, sobre todo, desde el aliento que nos da el Señor Resucitado, fortalecer la fe, que es fundamental y que es algo que resalto mucho en las visitas pastorales: «Vengo a ayudaros a caminar, además de a conoceros, a confirmaros en la fe, a orar y a seguir adelante ante las dificultades que siempre existen».

– ¿Cuáles han sido las mayores alegrías que recuerde haberle dado Segorbe-Castellón?

Ha habido muchas. El haber ordenado alrededor de 30 sacerdotes, con una media de 3 sacerdotes por año, eso es una alegría. Cada ordenación cuando les ves después de todo un proceso llegar al final y ser ordenados es un motivo de alegría.

Motivo de alegría son también las visitas pastorales, fundamentalmente el encuentro con los enfermos, el encuentro con los más necesitados, los que están en las cárceles, el jubileo con 1.500 niños, el haber concluido las obras de la Concatedral, el haber celebrado el 50 aniversario de nuestra diócesis en la actual configuración, los dos Años Marianos de Lledó, y muchos otros momentos, como cuando voy  a las parroquias y se me acerca una persona y me dice que le ha tocado una palabra del evangelio o de la homilía.

Le ha tocado el Señor, que es lo fundamental. En todos estos momentos me siento satisfecho, no por mí mismo, sino porque el Señor ha llegado a los otros y les ha tocado el corazón.

– ¿A qué retos se enfrenta actualmente como obispo?

Son muchos y continuos. Esencialmente en el contexto social en el que nos encontramos. Yo creo que hay que trabajar, y mucho, para ayudar a los bautizados a continuar en la fe, desde donde hay que plantear también la vocación al ministerio ordenado y también al matrimonio, a la familia cristiana, y a la vida consagrada.

Un tema que también es urgente es el acompañamiento a los matrimonios, la pastoral familiar, a lo que va muy unido la pastoral de jóvenes.

Y otro reto es la misión en un contexto de cierta indiferencia hacia la fe, de un laicismo excluyente donde los cristianos debemos ofrecer a Jesucristo y debemos salir, como dice el Papa, a las «periferias» para anunciarlo. Y para todo esto debemos recuperar la esperanza y la ilusión. A veces las circunstancias externas, el alejamiento de la fe y las prácticas de algunos cristianos, nos desalientan.

Año de la Misericordia. Le hemos visto en celebraciones jubilares por arciprestazgos, de jóvenes, de niños, de sacerdotes, de enfermos, de religiosos,.. y uno muy especial del cual le hemos oído mucho hablar, el que vivió en las prisiones de Albocácer y Castellón, ¿Por qué le han marcado tanto?

Allí palpas, experimentas, ves, sientes la presencia de Dios misericordioso y cómo va tocando los corazones. La cárcel me ha tocado de manera especial porque cuando uno celebra la misericordia de Dios con los presos, que se sienten prácticamente despojados de todo, decirles «no, tenéis vuestra dignidad, Dios os ha perdonado, acoged su perdón» y verles cómo se abrazan a la cruz.

Y luego un gesto sencillo, y que me parecía casi obligado, el de darles un abrazo a cada uno después de haber abrazado ellos la cruz y verles llorar te das cuenta de que ahí Dios está actuando. Me hizo percibir y experimentar cómo el Señor toca el corazón de las personas y cómo ellas se sienten en el inicio de una recuperación.

He tenido alguna carta de algún interno que me ha contado su experiencia y eso es palpar la misericordia de Dios con los más necesitados. Ellos han de penar el delito que hayan cometido, sí, pero es un tiempo para la recuperación desde el encuentro con la misericordia de Dios.

– De toda su labor pastoral, en el día a día, ¿Qué es lo que más le gusta hacer como obispo?

Donde más me siento pastor es en la visita pastoral, en las parroquias, en el encuentro con los fieles, con las comunidades y escuchar las necesidades de las personas también las más materiales, el ir a visitar a los enfermos, estar con los catequistas,.. Aunque luego evidentemente la vida de obispo tiene reuniones, a veces visitas con los sacerdotes, etc.

– «In servitium comunionis», «al servicio de la comunión» es su lema episcopal, ¿Cómo ha caracterizado este lema su ministerio episcopal?

Mi lema tiene doble perspectiva. La Iglesia es sacramento de comunión con Dios y entre los hombres. Nos marca mucho el individualismo también a nosotros que somos personas de nuestro tiempo. Y hay que trabajar mucho para que haya un verdadero sentido de comunidad. Y después no puede haber una comunión completa si no sale a la misión.

No es fácil a nivel humano crear comunidad. El Papa Francisco lo dijo claramente: «la espiritualidad de comunión comienza por aceptar a quien tengo  a mi lado como un don para mí» y eso ya comienza a ser complicado cuando tenemos que trabajar día a día con nuestras virtudes y nuestros defectos, comenzando por el mismo presbiterio, los mismos sacerdotes, que se quieran como verdaderos hermanos, que trabajen juntos,.. y lo mismo con los movimientos. Es decir, que tenemos que ver la riqueza que cada uno supone para el resto.

– ¿De qué manera influye el pontificado del papa Francisco en su labor pastoral?

Como para todo cristiano, el Santo Padre es siempre un referente. San Juan Pablo II me nombró obispo, Benedicto XVI me nombró obispo de Segorbe-Castellón, un gran teólogo con una capacidad impresionante, y el papa Francisco que también me está influyendo. De él hay 3 cosas que debería resaltar: Francisco desde el inicio utiliza mucho el binomio «discípulos misioneros», y la iglesia es la comunidad de discípulos misioneros y con esto nos ha lanzado a la misión, pero sin olvidar nunca ser discípulos, personas evangelizadas, convertidas al Señor.

No puede haber un discípulo que no sea misionero, ni un misionero que no sea discípulo.

Hay otra cosa, el Papa es muy concreto en decir las cosas, tanto cuando toca temas de espiritualidad como temas de práctica y de imagen. Y después, esa Iglesia en salida de la que tanto habla. Éso me está marcando mucho, acentuar que somos servidores, que estamos al servicio de Aquel a quien servimos, que es Jesucristo el Buen Pastor y de las personas que Él pone en nuestras manos.

 10 años de obispado en Segorbe-Castellón

Beatriz Sánchez