Alrededor de 150 comensales se dieron cita ayer en la celebración de una nueva edición de la tradicional Calçotà popular que, la Asociación Gastronómica Cantharellus de Jérica organiza de manera anual dentro de su programa de actividades.

Y es que, a pesar de las inclemencias meteorológicas que hicieron que finalmente la comida fuera trasladada del paraje de Randurías a los bajos del salón polifuncional por si la lluvia hacía acto de presencia, jericanos y visitantes no quisieron perderse esta cita en la que la buena comida, la diversión y el buen ambiente volvieron a estar presentes. En esta ocasión, fueron 1500 los calçots que se realizaron para la ocasión, acompañados con la conocida como salsa romescu junto con embutido torrado, panceta y crema catalana de postre que hicieron las delicias de los comensales asistentes.

Ana Monleón

ESCUELA DE DANZA
JOYERIA ROYO
RODOLFO Y VENTURA