ESCUELA DE DANZA
RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO

Amparo Gimeno Pastor Abrimos mañana por la mañana

Tengo para mí misma, tres indicadores de que la economía poco a poco toma fuerzas. La primera de ella, es la apertura de nuevos locales o negocios. La segunda, es la presencia de mendigos rumanos a las puertas de un supermercado cualquiera, casi siempre Mercadona.

Sé que este indicativo, es muy “sui géneris”, pero en etapas de crisis, desaparecen. Como ha ocurrido, en la última crisis, de la cual aún padecemos sus coletazos, más acervos, más amargos. Hasta esta crisis, veíamos en todos los Mercas de Valencia, uno o dos pordioseros rumanos. Con la crisis, desparecieron, para volver a reaparecer otra vez. Por lo menos, en el Mercadona de mi barrio, Cardenal Benlloch de Valencia.

El otro, sí es más notorio o significativo. La apertura de locales de negocios, en una ciudad o localidad cualquiera, es el mejor síntoma de que corren buenos tiempos para la lírica, que dirían aquellos. O era al contrario. Pero al grano, María Amparito. En los últimos 6 años, he visto abrir las puertas, a varios negocios en Cardenal Benlloch. Los dos o tres últimos, a finales de febrero. Hasta en mi calle, una vía secundaria, a abierto sus puertas, un determinado supermercado. O más bien autoservicio. Y curiosamente, ha cerrado sus puertas, un bazar chino. El resto, todos nacionales. Atrás quedo la época en la que solo abrían ellos, los chinos. Ahora veo negocios de españoles. Y bienvenidos sean, caray. Y a esperar que prosperen, que es otro cantar. Y mañana, más. Ale.