EXPOSICION JINQUER

Algunos gatos de una de las colonia felina existente en la calle Altura, de Segorbe, presentan diversas lesiones cutáneas en la parte posterior de la cabeza y orejas, lo  que, a falta de confirmación veterinaria, aparentemente es sarna.

La presencia de dicha enfermedad entre los gatos negros de la colonia felina se corrobora por el  hecho de que en poco tiempo ha crecido el número de ejemplares afectados, que a finales del pasado mes de noviembre parecía afectar solo a un gato y ahora, al menos, afecta ya a tres.

La presencia de sarna en las colonias felinas de Segorbe ha sido detectada ya en otras ocasiones por el gobierno local, que ahora vuelve  a tomar cartas en el asunto después de que InfoPalancia les  informara de la anómala e insalubre situación.

El Ayuntamiento de Segorbe ha enviado un escrito a la persona propietaria del chalet en el que viven o se refugian los gatos, para que esta confirme si los felinos son o no de su propiedad, con el fin de “decirle que tiene que solucionar el problema si los gatos son suyos o actuar nosotros si no lo son”, según explicó a InfoPalancia la concejala de Bienestar Animal, Marisa López.

Y es que  la sarna es una enfermedad cutánea, causada por un ectoparásito microscópico de muy fácil y rápida transmisión que puede darse en numerosas especies animales y que especialmente se da entre los gatos callejeros sin control veterinario.

Esta enfermedad cutánea se contagia por contacto y produce una serie de síntomas que la hacen fácilmente reconocible y visible, dado que habitualmente los animales infectados padecen grandes calvas  de pelo y acumulación de ácaros en la parte trasera de las orejas y cuello.

La sarna siempre se contagia por contacto con otro animal infectado con los ácaros responsables de ella, o bien con los objetos que dicho animal pueda tocar o utilizar.

Por ello las lesiones en la piel presentadas por algunos de los gatos negros de la calle Altura representan un importante problema  de salubridad, ya que estos pueden contagiar rápidamente a los animales y mascotas que puedan tener los vecinos de dicha calle o los de cualquier otra por la que se muevan los gatos.

Chelo Torrejón – Foto:José Plasencia

RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO