Los municipios de Almedíjar y Vall de Almonacid reparan daños, con la ayuda de la Diputación Provincial, de los desperfectos producidos por el fuerte temporal de lluvía que azotó la provincia durante el pasado mes de marzo.

Las lluvias torrenciales siempre dejan tras de si secuelas nada deseables para cuya solución muchas veces es necesaria la ayuda de las Administraciones, como ocurre con los municipios de Almedíjar y Vall de Almonacid a los que la Diputación Provincial ha concedido 40.000 € para reparar los daños.

Así las cosas Almedíjar y Vall de Almonacid se beneficiarán de las ayudas aprobadas el pasado martes por la Diputación de Castellón. La concesión de las ayudas fue aprobada por en comisión, cuyo cometido es ejecutar un total de 18 obras de envergadura en la provincia para asegurar y reparar infraestructuras dañadas por las lluvias torrenciales acaecidas durante el pasado mes de marzo.

Las dos subvenciones forman parte de la línea económica de la Diputación Provincial por valor de 600.000 euros destinados a responder a situaciones de emergencia como la acontecida por el temporal de lluvia registrado en todo el territorio provincial entre los días 19 y 25 de marzo.

“Se trata”, ha destacado el diputado de la comarca, Miguel Barrachina, “de garantizar mediante una partida específica aquellas actuaciones necesarias, y urgentes, para subsanar los desperfectos generados por el temporal y, de este modo, ayudar a que pequeños pueblos como la Vall de Almonacid y Almedíjar pongan en marcha las proyectos necesarios para asegurar su seguridad colectiva”.

Para ello, la Vall de Almonacid percibirá una subvención superior a los 21.500 euros mientras que el otro municipio beneficiario de la comarca del Alto Palancia, Almedíjar, contará con más de 18.000 euros “en un ejemplo claro del compromiso de la Diputación con todos los municipios de la provincia y sus necesidades”, afirmó Barrachina.

Almedíjar y Vall de Almonacid reparan daños

Chelo Torrejón.