Altura celebra El Berro

Altura celebra El Berro

Mascletá. Foto:A.Ibáñez.

Como si de un día de verano se tratara, el pueblo de Altura festejó ayer el día más grande de las fiestas de La Encarnación, el alumbramiento del manantial de las aguas de El Berro que, desde el año 1915, abastece de agua potable a la población palantina.

El día comenzó con el volteo de campanas y morteretes que irrumpieron el alba de la madrugada, lo que señalaba la grandeza e importancia del día de conmemoración de las aguas del manantial. Posteriormente la Unión Musical y Cultural de Altura junto a las autoridades desfilaron en pasacalle y recogieron a las protagonistas de la fiesta, las Camareras de la Virgen de La Cueva Santa, que acudieron a la Iglesia Parroquial de San Miguel Arcángel donde se ofició una misa cantada.

Altura celebra El Berro

Suelta de las aguas. Foto:A.I.

En torno a la una del mediodía, y una vez finalizada la misa, las Camareras de la Virgen de la Cueva Santa junto a las autoridades y la UMCA se acercaron al paraje de El Berro, donde esperaba el pueblo de Altura para bendecir las aguas y rendir homenaje, otro año más, a todas las generaciones pasadas que hicieron posible que el pueblo de Altura disfrute de tan preciado bien como es el agua.

A continuación la población se trasladó a los aledaños de la calle del Tío Boleta donde la pirotecnia local de la familia Zarzoso deleitó a los asistentes con un fantástico espectáculo de pólvora y ruido que acabó con una oleada de aplausos de los asistentes.

Por la tarde, y como acto solemne, se celebró la procesión de la Virgen de la Cueva Santa que, bajo el ya típico templete, la Blanca Paloma desfiló por las calles de costumbre donde el pueblo de Altura le demostró a la Virgen la devoción que le profesa.

Así pues, y finalizado el día de ayer, el pueblo de Altura se prepara para acoger el próximo fin de semana tres días completos de actos taurinos.

Preparativos del anda. Foto:A.I

Preparativos del anda. Foto:A.I

Altura celebra El Berro

Alejandro Ibáñez