Altura retoma las caceroladas

ESCUELA DE DANZA
Los vecinos de Altura, a través de la plataforma No a la Antena del municipio, han comenzado el 2016 retomando su actividad para mostrar su repulsa a la instalación de una antena de telefonía móvil de Vodafone, el pasado mes de abril, en pleno núcleo urbano. Tras un parón durante los meses de diciembre y enero de actividad, la asociación ha decidido volver a convocar sus caceroladas en la plaza del Árbol todos los viernes a las ocho de la tarde. La última, el pasado viernes y de manera conjunta con los pueblos de Cerdanyola y Santa Perpètua que también se encuentran en la misma situación. Y es que, lejos de haber solucionado el problema que comenzó el pasado abril con la instalación de esta antena en un edificio privado en la calle Juan Terrada y paralizado la puesta la puesta en marcha de la misma, explican desde la organización “actualmente no sabemos si está conectada o no está, porque desde Vodafone a nosotros no nos quieren atender y el ayuntamiento, que sería el mediador tampoco lo sabe”. Desde la plataforma afirmaron ayer que “vamos a seguir adelante con las movilizaciones, porque realmente nos gustaría que por lo menos se atendiese a la petición del Ayuntamiento donde ofrece la ubicación de la misma en el monte de Santa Bárbara, alejada del núcleo poblacional, tal y como desde hace unos días ha aceptado la compañía movistar”. En este sentido, desde la Plataforma quisieron dejar claro que “no es que no queramos la instalación de la antena. No nos oponemos a que se lleve a cabo, pero que se haga lejos del centro del pueblo”.

Sería en abril del año pasado cuando, tras conocer la colocación de una antena de telefonía en pleno casco urbano, en la calle Juan Terrada, a escasos metros de una ludoteca infantil Altura comenzó su particular cruzada para evitar su puesta en marcha. Para ello varios vecinos formaron la Plataforma No a la Antena que en una semana, reunió más de 1500 firmas en contra de la instalación. Asimismo, la Plataforma consiguió el apoyo de las instituciones locales. El anterior alcalde firmó un decreto de alcaldía paralizando la colocación de la misma. Un decreto que la compañía recurrió y consiguió anular. El nuevo consistorio ofreció a la empresa la ubicación de la antena a las afueras del pueblo en otros terrenos municipales en los que actualmente Movistar ha optado a instalar su antena también.

Altura retoma las caceroladas

Ana Monleón