Rafael Martín / Segorbe

Cuatro antiguas alumnas del Colegio La Milagrosa de Segorbe, han redactado el proyecto y dirigido las obras de ampliación del centro docente en el que iniciaron su formación.
Las cuatro jóvenes, María Collado Morro, Esther Hervás Salvador, Belén Montalban Gil y María Cuevasanta Morro Rueda, ostentan en la actualidad la titulación de arquitectas superiores, por lo que la dirección del centro, en una decisión que se ha considerado ejemplar, decidió encargarles el proyecto, consistentes en la adecuación de un patio exterior, recayente al paseo de Monseñor Romualdo Amigó y la rehabilitación de la fachada del antiguo convento de PP. Franciscanos, hoy propiedad del Obispado de Segorbe como el propio colegio.
El proyecto ha contado con un presupuesto de 230.352 euros y se trata de una primera actuación dentro de un plan para ir ocupando con fines docentes el citado edificio del exconvento, de tres plantas, que se vio afectado interiormente por un pavoroso incendio en la década de los 70 del pasado siglo, lo que obligó a realizar nuevos forjados y cubiertas, sin que se llegara a ocupar de nuevo, dejando las plantas exentas.
La intervención arquitectónica ha afectado a 426 metros cuadrados de fechada y 255 de patio, incluyendo las instalaciones correspondientes de carpintería, electricidad, saneamiento y fontanería entre otras.
Las obras se han llevado a cabo con un estricto control arqueológico por parte del ayuntamiento ya que el citado patio está limitado por el trazado de la antigua muralla construida con motivo de las Guerras Carlistas.