El turismo como fuente de ingresos y vía complementaria de desarrollo es uno de los pilares básicos por los que muchos municipios de interior vienen apostando desde hace años, como es el caso de Segorbe, y como ahora la Diputación de Castellón anima a hacer a otras poblaciones e instituciones de la comarca.

Tal es el caso de Mancomunidad del Alto Palancia y los municipios de Ahín, Vall de Almonacid y Almedíjar, a los que acaba de conceder sendas ayudas de 50.000 euros para posicionar su destino turístico a través de la creación de Planes Estratégicos de Turismo Municipales.

Alumnos de la Fundación Cañada Blanch. Foto:Ch.T.

Alumnos de la Fundación Cañada Blanch. Foto:Ch.T.

El vicepresidente provincial de Turismo, Andrés Martínez, ha explicado que “ayudamos a cada pueblo a encaminar su desarrollo turístico de acuerdo a un estudio que le indique cuáles son sus posibilidades competitivas, y cómo alcanzar el mejor desarrollo de producto turístico para que revierta en más empleo y oportunidades. Cada pueblo debe ser consciente del potencial que tiene, de su capacidad y de cómo conseguir ese mejor desarrollo con tal de lograr los mejores beneficios para su población: empleo, desarrollo sostenible y actividad económica durante todo el año”.

Los planes de desarrollo turístico se dirigen tanto a destinos consolidados como emergentes, pues la elevada incidencia de las nuevas tecnologías en el sector hace que sea más necesaria la revisión y replanteamiento de antiguos planes para modernizar la perspectiva con más frecuencia.

Atractivos turísticos del Palancia

Vanesa Berbís. Foto: Chelo Torrejón.

El plan de desarrollo turístico de Segorbe fue el que marco hace más de una década la dirección y detalle de las actuaciones de recuperación patrimonial y proyección turística del municipio, que esta misma semana ha sido estudiada y puesta como ejemplo en el curso trimestral para profesionales relacionados con el sector turístico organizado por la Fundación Cañada Blanch.

Así las cosas una treintena de alumnos se han desplazado está semana hasta Segorbe para conocer in situ las peculiaridades, riquezas y atractivos turísticos de la vieja ciudad ducal, detalladamente explicados y expuestos a los alumnos por la técnico en materia turística, Vanesa Berbís Rocamora.

Los cursos de la Fundación Cañada Blanch, de carácter trimestral, fueron puestos en marcha hace catorce años por la institución en lo que puede considerarse como “una iniciativa visionaria. Hace 14 años vimos que el binomio cultura-turismo podría ser un buen motor e impulso de la económica”, según indicó a InfoPalancia, el presidente de la Fundación, Luis Aznar Garrigues.

La institución aprecia considerablemente a la ciudad debido a “razones de proximidad y la importante oferta patrimonial y gastronómica que tiene. Estamos muy cómodos viniendo aquí y esperamos el año que bien poder seguir haciéndolo”.

Atractivos turísticos del Palancia

Chelo Torrejón.