#YoMeQuedoEnCasa #QuédateTúTambién #TodoSaldráBien

La imprevisión de la Conselleria de Sanidad ha provocado una grave consecuencia en la provincia de Castellón: el cierre de decenas de centros de salud en el interior de la provincia, dejando a los pies de los caballos a la población más mayor y vulnerable.

Varios ambulatorios han sido cerrados por la falta de material de seguridad para el personal médico, lo que supone varios perjuicios para una población mayor y vulnerable.

Tal y como ha lamentado el presidente del PP en la provincia de Castellón, Miguel Barrachina, “cerrar un consultorio de un municipio supone una problemática muy grave para los vecinos” y más “si es por una falta grave de previsión”.

Por un lado supone obligar a pacientes en riesgo a desplazarse a otros centros de otros municipios donde hay infectados, lo que supone disparar el riesgo. Además, implica saturar otros ambulatorios.

Barrachina explica que “estamos hablando de personas mayores que deben asistir al centro de salud de forma regular” a los que no se les ha ofrecido alternativa. A ello se le suma las limitaciones de transporte en el interior ya que muchas de las personas mayores no disponen de alternativa para desplazarse.

El presidente provincial ha explicado que “entendemos que se ajusten los horarios y que haya recortes, pero cerrar directamente un servicio por falta de previsión es una situación que puede complicar mucho la situación” por lo que desde el PP se ha pedido “activar servicios mínimos para la población” y ha trasladado su apoyo “a los alcaldes que están intentando solucionar los problemas ante la desaparición de otras administraciones” así como “a todos los que están trabajando porque la provincia no se pare”.

Chelo Torrejón – Foto:José Plasencia

JOYERIA ROYO
RODOLFO Y VENTURA