Brillante mesa redonda sobre educación pública

Uno ya sabe que cualquier tertuliano se queda sin ideas que narrar cuando las frases comienzan a nacerle en la lengua y no desde el cerebro o en alguna otra víscera.

Nada de eso sucedió este sábado, lo saben bien esos dos centenares de personas de la comarca cuando en el Teatro Serrano de Segorbe, ¡un sábado a las seis de la tarde! sorprendentemente se reunieron para escuchar multitud de ideas sensatas, claras y hasta utópicas sobre la situación de la educación en general y la pública en particular.

ESCUELA DE DANZA
La mesa moderada por el alcalde de la ciudad Rafael Magdalena, también docente universitario, ofreció las demandas de unos profesores inconformistas y reivindicativos a lo largo y ancho de su andadura profesional ante las carencias de recursos para la educación pública y sobre la necesaria renovación en la formación del profesorado.

Así escuchamos la visión técnica de Juan Corchado desde su puesto de inspector de la administración educativa. Carmen Agulló narró la trayectoria histórica que ha seguido la educación en España desde la ley Moyano hasta nuestros confusos -en educación- días. López Blay puso pinceladas de ironía mientras ofrecía la difícil situación de las escuelas rurales. Por último, María Ángeles Llorente, en un tono atractivamente indignado y batallador, fue reivindicando la necesidad del matrimonio entre democracia y enseñanza pública, lamentándose, que no resignándose, de las múltiples carencias actuales.

Todas estas sugestivas intervenciones animaron al público asistente a realizar preguntas o exponer posiciones hasta completar tres horas que me atrevo a calificar de animadas e interesantes.

Desde mi posición de antiguo docente, envidiaba esa indignación y esa calidad transformadora que ofrecían los ponentes reunidos.

Siempre que he analizado la situación educativa, me he sentido minúsculo, impotente para transformar la realidad que la maquinaria de la Administración Educativa nos imponía.

Aunque nunca he dudado de que la Educación era una mesa con múltiples patas,Brillante mesa redonda sobre educación pública

Una de las imprescindibles era los recursos y la formación al profesorado que la administración debía aportar.

Otra, también vital, era que el docente debía desarrollar su labor haciéndose comprender del alumnado y de sus padres para ir todos en la misma dirección.

Y la tercera, aparcando algunas otras necesarias, es que los centros docentes han de tener una libertad amplia para desarrollar sus proyectos de manera democrática, sin la dictadura de una admistración que ha reprimido con su abusiva normativa, la participación comprometida de padres, docentes y alumnos en los centros, dificultando avanzar hacia la escuela que les ilusiona diseñar.

En la amena tarde asistieron muchos padres, madres y docentes jóvenes. Tienen tiempo para disfrutar algún día de una escuela bien dotada y sin otras ataduras que aquellas que les reclame el entorno social próximo.

Manuel Vicente Martínez – Foto:José Plasencia        Brillante mesa redonda sobre educación pública