Mantenimiento de carreteras. Fotos:Ana Monleón.

Chelo Torrejón/Castellón

La bajada de las temperaturas y la ingesta de alcohol que suele acompañar la celebración de la Nochevieja puede complicar bastante la circulación por las carreteras, por lo que el Consorcio Provincial de Bomberos ha dispuesto un dispositivo de 130 efectivos encargados de vigilar que podamos despedir el año, con total normalidad.
¡Recuerda! ¡Sí bebes no conduzcas! Y, sí conduces, limítate a comer, reír, disfrutar de la compañía de tus amigos o familia y estar atento a lo que te puedas encontrar en la carretera, ya que el esperado considerable descenso de la temperatura hacer prever heladas en las humbrias de las curvas.
El Consorcio Provincial de Bomberos de Castellón ha activado un total de 15 vehículos para poder atender cualquier incidencia derivada del frío en la provincia durante estos días en que las temperaturas están descendiendo notablemente, especialmente en las zonas del interior. Con ello, el dispositivo del Consorcio cuenta diariamente con 11 máquinas quitanieves, seis máquinas quitanieve-salero, cuatro palas cargadoras, una fresadora, 50 vehículos auxiliares 4×4 para transporte de personal y coordinación, 120 toneladas de sal y 127 efectivos entre personal de bomberos y brigadas de emergencia asignadas al Consorcio.
La Diputación destina una inversión de 50.000 euros para reforzar la seguridad con el mantenimiento de las carreteras de titularidad provincial en los capítulos de heladas y nevadas de los meses de invierno a través del convenio de colaboración que mantiene con el Consorcio Provincial de Bomberos.