Castellnovo planta un olmo en la plaza. El tilo que actualmente sustituye al centenario olmo será replantado en “alguno de los espacios verdes municipales”.

planta un olmo

Plaza del Olmo. Foto:J.P.

Castellnovo volverá a plantar una nueva especie de olmo resistente a la grafiosis en su plaza más emblemática, la plaza del Olmo, después de que, en junio de 2013, el anterior equipo de gobierno talase los restos del antiguo olmo centenario, muerto por este hongo desde 2012. El olmo fue sustituido entonces por un tilo que ahora volverá a ser sustituido, explicó la alcaldesa, Carmina Gil, por “un digno sucesor de su misma especie, de forma que la plaza del Olmo no pierda ni su encanto ni su nombre”.

En este sentido, comunicaron, si todo avanza según lo previsto, el próximo día 28 de enero, algunos miembros del equipo del “Proyecto Life+” serán los encargados de trasladar desde Madrid un nuevo árbol para su plantación. “Ellos mismos serán los que llevarían a cabo el proceso de plantado y realizarán una pequeña charla explicativa para informar más detalladamente sobre esta nueva especie de olmos resistentes a la grafiosis”, comentaron.

Desde el consistorio explicaron que en las últimas semanas, se habrían puesto en contacto con los miembros del “Proyecto Life+ Restauración de los olmos ibéricos”, de la Universidad Politécnica de Madrid, y con su director, el doctor Luis Alfonso Gil Sánchez, dedicado a investigar sobre la creación de olmos resistentes a la grafiosis, que  ha acabado con miles de ejemplares en la península Ibérica con el fin de volver a plantar un olmo en la población.

Tras varias propuestas, el consistorio ha decidido que la plaza del Olmo pueda estar de nuevo presidida por este árbol. La alcaldesa, Carmina Gil, explicó que “entendemos que el árbol plantado en la actualidad fue una solución en su momento”. Sin embargo, explica, “los avances de la biología y de la ciencia nos permiten restituir un árbol de las mismas características que el lamentablemente desaparecido, con la diferencia de que ahora hay garantías de resistencia frente a la enfermedad”.

Así pues, tal y como habrían indicado desde Proyecto Life, el mes de enero “sería el más propicio para la sustitución de los árboles y lo más adecuado actuar este mismo año para que el tilo que está plantado, todavía joven, no profundice más en la tierra y pueda ser extraído sin desperfectos ni en las instalaciones ni en las raíces del mismo”.

planta un olmo

Antiguo olmo de la plaza. Foto:J.P.

El tilo, apunto Gil, será replantado en alguno de los espacios verdes municipales.

Gil invitó a todos los castellnoveros a asistir “con entusiasmo a este momento histórico de nuestro pueblo”. “Esperamos de corazón la colaboración de todos los vecinos para que el sucesor de nuestro viejo olmo pueda acompañarnos durante décadas y llegue pronto a alcanzar las dimensiones de nuestro viejo amigo”, apostilló.

El actual equipo de gobierno, consciente de la desolación del pueblo por la pérdida de nuestro centenario olmo, plantado en 1812, referente y seña de la población que enfermó y murió por la grafiosis, no ha cejado en su empeño de informarse y de preocuparse para que en su lugar pudiera haber un digno sucesor de su misma especie, de forma que la Plaza del Olmo no pierda ni su encanto ni su nombre.

Cabe destacar que el olmo comenzaría a mostrar pequeños signos de debilidad cuando a punto estaba de cumplir los 200 años de vida. El hongo de la grafiosis atacó al que, junto con el olmo de Navajas, eran los dos únicos ejemplares centenarios que todavía se mantenían vivos en la comarca del Alto Palancia.

Sería entonces cuando Bernabé Moya, botánico y director del departamento de Árboles Monumentales de la Diputació de Valencia y “médico personal” del ejemplar desde el año 1997, advirtió a principios del año 2011 que gran parte de la copa del árbol aparecía seca. Tras analizar varias muestras en el departamento de Patología Vegetal de la Universitat Politècnica de Valencia, centro de referencia en el estudio de la grafiosis, se determinó la enfermedad del árbol. .

A partir de este momento, el ayuntamiento, guiado por el equipo especializado de Moya efectuó la poda de las ramas que estaban secas y al mismo tiempo se realizó la poda de aquellas con riesgo de rotura o desprendimiento, respetando la estructura del árbol. Sin embargo, los continuos tratamientos no dieron resultado y durante el mes de septiembre del pasado año, el personal adscrito al Centro de Investigación y Experimentación Forestal realizó la comprobación del estado vegetativo del árbol, determinando que el ejemplar se encontraba muerto a causa de la grafiosis provocada por el hongo Ophiostoma novo-ulmi.

El Olmo de Castellnovo estaba catalogado con el número 393 por protección genérica de acuerdo con la Ley 4/2006 de 19 de mayo, de la Generalitat de Patrimonio Arbóreo Monumental de la Comunitat Valenciana. Como en muchas de las principales plazas de los municipios, el ejemplar se plantó para conmemorar en 1812 la Constitución.

Ana Monleón.