Segorbe recibió en la tarde de ayer la grata pero inesperada visita de una nutrida bandada de cigüeñas que en su ruta migratoria hacia el continente africano decidió hacer escala en la capital del Palancia.

Una bandada de Cigüeñas sobre Segorbe despierta la curiosidad e interes de los vecinos.

Sobre el campanario. Foto: R, Martín.

Se trataba de un grupo de unos ochenta ejemplares que tras planear en círculos sobre el cielo de Segorbe durante un buen rato, buscaron sitio para dormir en los lugares más altos de la ciudad y alrededores.

Alguna se posó en la terraza del campanario de la Catedral, mostrando estar habituadas a este tipo de construcciones ya que ni se inmutaron cuando sonó por primera vez la gran campana de las horas, ubicada en el centro de la misma terraza y aguantando su sonido durante toda la noche hasta primera hora de la mañana que tras reagruparse, emprendieron de nuevo su viaje, tras nidificar en Europa Central.

No es muy habitual ver en Segorbe una escena de este tipo ni con tantos elementos por lo que llamó poderosamente la atención de los vecinos.

De cualquier forma la presencia de las ciconias siempre se ha considerado en la ciudad como un buen presagio relacionado con la fertilidad y ya se piensa que el crecimiento vegetativo de la población para este año será positivo.

Cigüeñas sobre Segorbe

Rafael Martín