©  Comer bien y en cantidad en el Restaurante Altomira .-

La llegada del buen tiempo nos aleja de casa y nos anima a descubrir cosas nuevas, entre las que disfrutamos especialmente de todas aquellas que están relacionadas con el sentido del gusto en su más amplio espectro.

El gusto por la comida, ¡comer bien nos encanta!, sobre todo sí lo que nos sirven está bien cocinado y tiene un precio razonable, pero también gozamos del gusto que nos entra por la vista y el olfato.

Comer bien y en cantidad en el Restaurante Altomira

Comedor principal. Foto:J.Plasencia.

Comer bien y en cantidad en el Restaurante Altomira

Acompañamiento. Foto:J.P.

Los tres sentidos se aúnan en uno solo -como ya se ha dicho el del gusto- en el Restaurante del Camping Altomira de Navajas, donde las inmejorables vistas del paisaje natural que lo rodea se alían con el inconfundible olor de los pinos y romeros que lo pueblan y los platos de la cocina tradicional mediterránea basada en los productos de temporada elaborada por su chef, José Verdú.

La experiencia del chef, que lleva veintiséis años dedicado al sector de la restauración, le permiten preparar platos de gran calidad y creatividad, ya que como el mismo asegura “a la gente le gusta venir aquí para comer bien y en cantidad”.

Y es que en el Restaurante del Camping Altomira, que abre sus puertas para todo el público y no solo para las personas alojadas en el establecimiento, se puede comer bien a razonables precios.

Comer bien y en cantidad en el Restaurante Altomira

Arroz del senyoret. Foto:J.P.

Especialmente interesantes son los menús arroceros presentados en su completa carta, en los que se sirven varios arroces a elegir por el comensal acompañados por entrantes y postres caseros.

El origen autóctono y calidad de los productos utilizados, entre los que destaca el excepcional aceite de oliva de la zona, caracterizan la cocina servida por el restaurante, en el que en los meses de invierno tienen gran demanda los llamados platos de cuchara, como son la tradicional “ollica de Navajas”

El incomparable marco natural en el que se ubica el Restaurante del Camping Altomira, lindante a la Vía Verde de Ojos Negros y a una de las villas turísticas más importantes de la comarca del Alto Palancia, le convierten también en especialmente indicado para la celebración de todo tipo de eventos sociales, como pueden ser bodas, bautizos, comuniones y fiestas de cumpleaños.

Terraza interior. foto:J.Plasencia.

Terraza interior. foto:J.Plasencia.

Comer bien y en cantidad en el Restaurante Altomira

Creación culinaria. Foto:J.P

Para ellos el gerente del establecimiento, Adolfo Aucejo, oferta una decena de menús, que si bien pueden servir de base “son una especie de hoja de ruta que puede ser modificada y personalizada al gusto del cliente. Normalmente nos piden una picada central y luego un plato de carne o pescado, que es servido a gusto de cada uno de los comensales, y después un postre, pero la verdad es que la gente aquí puede personalizar al cien por cien los menús que contrata. Nos adaptamos siempre a lo que el cliente quiere”.

El Restaurante del Camping Altomira ofrece cuatro diferenciados espacios en los que degustar su cocina, como son un Comedor Central, una terraza interior, otra exterior y una cafetería, a lo que se suma un parque infantil en el que los niños pueden jugar tranquilamente sin molestar a nadie mientras su familia disfruta de la estancia y la comida.

Además durante los meses de julio y agosto el Restaurante también ofrece un variado programa de actuaciones artísticas para completar la cena en sus terrazas, que este año incluye la actuación del mentalista, Javier Botia; la del hombre-orquesta, Gustavo Paradis; la del monologista, Raúl Antón; o la discomóvil de Diego Morente e Iván Navarro, entre otras.

Comer bien y en cantidad en el Restaurante Altomira

Chelo Torrejón