SALON FOTOGRAFICO CIUDAD DE SEGORBE
JOYERIA ROYO
RODOLFO Y VENTURA
Compromís se ha acercado hoy a la localidad de Caudiel, en el Alto Palancia, donde muere la línea cercanías C5 para reivindicar una mejora sustancial de este servicio, que hoy por hoy es precario.
Las diputadas autonómicas Belén Bachero i Mònica Àlvaro, y el senador Carles Mulet, han exigido a pie de estación una revitalización del servicio.
Compromís ha comenzado la campaña “trencancelado.com” donde se reivindica que el Estado transfiera en la Generalitat Valenciana las competencias y el dinero para gestionar directamente los cercanías, para mejorar los horarios, el tiempo de viaje y acabar con retrasos y cancelaciones recurrentes, abaratar los precios para recuperar los usuarios perdidos, convertir Ferrocarriles de la Generalitat en la plataforma única de transporte público, con una tarjeta única e integración de todos los medios de transporte (tren, metro, tranvía, bus, bicicletas).

En la misma línea, igualmente, se apuesta para desarrollar nuevas líneas de Cercanías para dar respuesta a la demanda real de la ciudadanía y de los municipios, hacer una red de cercanías competitiva donde todos los trayectos en tren igualen o mejoren el tiempo de desplazamiento en coche, o la compensación por los años de abandono de las cercanías en el País Valenciano, así electrificar todas las líneas, modernizar los trenes, duplicar todas las vías allá donde no haya un impedimento geográfico o riesgo medioambiental.

Belén Bachero ha recordado que esta línea está todavía sin electrificar, desde Sagunto en Caudiel, y por tanto, todavía se circula con trenes de gasóleo muy contaminantes “No es posible que en pleno siglo XXI con un gobierno que tiene un ministerio de Transición Ecológica, tengamos todavía líneas contaminando de estas maneras, en una vía no duplicada desde Sagunto hasta Caudiel, y este hecho también aumenta el tiempo de viaje “ El tren entre València y Teruel cuesta más de 2 horas y media, frente a la hora y media que cuesta en vehículo particular. Solo se permiten 3 bicicletas por convoy, cantidad irrisoria puesto que esta vía discurre en paralelo a la vía verde más larga del Estado, falta conexión entre Sagunto y el Puerto de Sagunto, a pesar de que la infraestructura ferroviaria ya existe”

Mònica Àlvaro por su parte ha recordado que es difícil calificar de cercanías este servicio, cuando la oferta es prácticamente nula, cuando el servicio es tan precario en cuanto a oferta y con unos trayectos que se eternizan “cercanías tiene que ser un transporte digno, útil, que ayudo a vertebrar el territorio, que tenga una oferta suficientemente atractiva para que cualquier persona pueda realmente optar a usarlo para desplazarse al pueblo del lado a hacer gestiones, estudiar o trabajar, unas cercanías dignas son vitales para luchar contra la despoblación del interior, para quitarle tráfico a las carreteras y para ganar calidad de vida. El Alto Palancia e incluso Teruel revivirían con una mejora de la línea C5, más todavía si la hacemos llegar hasta Aragón, como sería sensato”

Carles Mulet ha recordado que las condiciones de Renfe abocan a no usar el tren, puesto que las frecuencias son escasas ( dos cercanías y un regional) a horarios intempestivos que no los hacen viable para buena parte de la población. “No hacen falta grandes infraestructuras ni inversiones, solamente voluntad política. Arriba de Caudiel, donde acaba la línea, está Barracas, y todo Teruel, es un servicio precario. No estamos hablando solo de un tren para ir a Castelló o València, es también ir a Segorbe, a Viver, en Gilet, en cualquier pueblo de la línea C5 o la C6 con la cual conecta. Ir en tren de València en Zaragoza, ( tercera y quinta ciudad del Estado) es muy complicado. El Puerto de Sagunto, y los de Castelló o València tendrían que ser los puertos de Aragón, y por eso hace falta una conexión ferroviaria digna. Dotar de un tren digno para el usuarios significa más frecuencias, y que no acaben en Caudiel, sino que continúan hacia el interior

Compromís