Crímenes Literarios es un relato escrito por uno de nuestros colaboradores y dedicado a otro.   «Para Jorge Laffarga, que me robó el alma para devolvérmela perfumada y hecha un pincel. Quid pro quo».

Acabar, entregar el alma a Dios, apagarse, doblar o torcer la cabeza, caerse redondo, quedar en el campo de batalla, acabarse la candela, caer como chinches, desplomarse, diñarla, llamar Dios a juicio o a su seno, dar – o mejor – dejarse la vida, emparamarse, espicharla, exhalar el espíritu, quedarse en la estacada, expirar, extinguirse, fallecer, faltar, fenecer, finar, irse de este mundo, cerrar los ojos, quedarse como un pajarito, palmarla, estirar la pata, pagar con el pellejo, perecer, liar el petate, hincar el pico, dejarse la piel, reventar, dar la sangre por alguien o por algo, bajar al sepulcro o estar con un pie en él, quedarse en el sitio, sucumbir, exhalar el último suspiro, terminarse, transir , pasar a mejor vida; aún más, perderla en dulcísimo combate; dormir en el Señor, o estar con Él, gozar de su Presencia. Estar criando malvas, descansar en paz; pero, también, agonizar, boquear, candirse, estar en capilla, tener las horas contadas, luchar a brazo partido con la muerte, vidriársele a uno los ojos, estar a las puertas de la muerte, estar en las últimas, hallarse entre la vida y la muerte, dar las boqueadas, encomendar el alma, suplicar los auxilios o el viático.
Morirse, en fin. Hacerlo en gracia de Dios o a mano airada, de hambre o en olor de santidad, en paz con los hombres y en guerra con tus entrañas.
O que te maten, te envenenen o te destripen. Te afrijolen – o más claro – te baleen. Te ahoguen o te den la puntilla. Te ajusticien, te ejecuten públicamente, pasándote por las armas, cortándote el cuello o la cabeza; o, si prefieres, te desnuquen en el tablado, dándote garrote. Crucificar, apedrear, electrocutar, empalar, ahorcar, guillotinar, linchar, gasear o inyectar en vena la muerte lenta son algunas de las muertes posibles en los catálogos de los verdugos.
O elegir tú la muerte con la que seguir escribiendo la historia universal de la infamia. Destozolar, quitar de en medio, sacar los tuétanos o los ojos, también las tripas; envenenar, saltar la tapa de los sesos, atocinar, pasar a cuchillo, dejar seco, rematar, descuartizar, retorcer el pescuezo, despachar, pegar dos tiros, despedazar, escabechar, lavar con sangre, despeñar, destripar, estrangular, despenar […]
— Es peligroso jugar con los diccionarios — declaró a la policía cuando lo detuvieron. Los cadáveres los encontraron en un arcón frigorífico.

Crímenes Literarios

Fdo: José Manuel López Blay.