ESCUELA DE DANZA
RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO
Cuando uno cree que lo ha visto todo «Habemus Relator»

Cuando una cree haberlo visto y oído ya todo en esta vida, va y surge algo, que nos pone aún más a prueba que lo anterior. Y es la figura del relator. ¡Toma castaña de España y del frasco, Carrasco! Al oír el palabro esta mañana, entre las brumas del sueño, he pensado que era otra manera de denominarnos a los novelistas, pues ahora les ha dado por cambiar de nombre a todo. Pero no, por lo visto es una especie de mediador entre la Generalitat Catalana y el Gobierno Central.

Entonces, María Amparo, ¿no sería más factible, que se sentaran las partes a dialogar, en vez de sacarse de la esta extraña figura legislativa o legal? Pues no, colega, no. ¿Y por qué es tan necesaria esta figura, inexistente creo en el Derecho español? Pues para que los sociatas, los podemitas y los independentistas, sigan marimangoneando todo lo que puedan y más. Que es el quid de la cuestión.

Qué después de más de cuarenta años, chupando del bote que venga otra vez la derechona a recortarnos privilegios, nos fastidia mucho la vida. Fastidia con jota, que dijo aquel. Y mientras podamos, seremos quienes fastidiemos con jota, a la derecha. ¡Que no te enteras, Contreras! La pela es la pela, noia. Os pongáis como os pongáis, aquí mandamos nosotras. ¿Vale, coleguis? Y el veintisiete de mayo, hablaremos del Gobierno. Pues eso.

RANDURIAS

Amparo Gimeno