Mercedes Pérez: Dimisión de ida y vuelta

El carácter de Magdalena empieza a pasar factura en la gestión municipal. «Dios cuando quiere cegar a un hombre le envía la soberbia» y parece que con alguno se le ha ido la mano al Todopoderoso.

Magadalena, que fuera candidato independiente por el PSOE, tras militar diez años en el Partido Popular y ser descartado por Podemos, está convencido de que es alcalde por sus virtudes personales y no por la circunstancia histórica que hizo cambiar de signo casi todas las alcaldías de municipios grandes del país.

A sus inexistentes relaciones con la oposición, a los que niega la palabra en la mitad de los puntos de los escasos plenos existentes -uno cada dos meses es el mínimo legal-, se suman el desprecio por los funcionarios -a los que responsabiliza de cualquier error en la gestión- y ahora la fractura con su propio grupo municipal.

El choque entre la líder de los socialistas locales Mercedes Pérez y Rafael Magdalena tuvo lugar en los primeros días de la legislatura y ha sido una constante en este año, pero el punto culminante a las airadas disputas ha tenido lugar en el mes de julio cuando anunció la primera que presentaba la dimisión.

En el último pleno el Partido Popular preguntó si era cierto que Mercedes había entregado llaves y teléfono a lo que el equipo de gobierno no quiso responder. De hecho la segunda teniente de alcalde optó por repensarse su dimisión a pesar de que las relaciones siguen siendo pésimas entre ambos.

La división en el equipo de gobierno y el aislamiento y el autoritarismo del alcalde hicieron, que en el último pleno, Magdalena no le diese la palabra a Mercedes ni a la oposición en 7 de los 14 puntos.

Y mientras la división crece la parálisis municipal continúa. Salvo la subida del 10% del IBI no hay ninguna iniciativa destacable que no sea la paralización de proyectos subvencionados como la restauración patrimonial o la nueva estación de autobuses.

Dimisión de ida y vuelta

PP Segorbe