La Diputación de Castellón doblará este año la aportación destinada a la conservación y mantenimiento de árboles singulares y milenarios de la provincia desde los 20.000 euros presupuestados el pasado ejercicio hasta los 40.000 euros que se destinarán en 2020. Así lo han hecho saber el presidente de la institución, José Martí, y la diputada de Medio Natural, María Jiménez, aprovechando la visita a los primeros cuatro monumentos naturales que lucirán, desde hoy mismo a su lado, de un panel informativo con su historia y características. En concreto, se trata de dos olivos ubicados en los municipios de Traiguera y la Jana, en el Baix Maestrat, y de un roble de Forcall y una sabina de Olocau del Rey, en la comarca de Els Ports.

En palabras de Martí, “para esta Diputación es muy importante poner en valor nuestro patrimonio natural para que toda la ciudadanía de Castellón y otros lugares conozcan la gran variedad de fauna y flora que nos rodea”. Siguiendo el hilo, María Jiménez ha explicado que se trata “de un proyecto muy interesante por su contenido didáctico que remarca y dignifica la riqueza de nuestra tierra, en especial los árboles milenarios, un legado que tenemos que preservar”. Así pues, ha añadido que “una vez esté finalizada la instalación de los paneles será muy interesante para que nuestros alumnos, vecinos y visitantes vengan a conocer los tesoros que escondemos”.

Gabinete provincial