El presidente de la Diputación, José Martí, ha destacado la importancia de los más de 7 millones de euros invertidos en 2020 desde el área de Carreteras, a pesar de la borrasca Gloria y la pandemia, “para mejorar la seguridad vial y la conectividad” en la red viaria dependiente de la institución provincial.

Según ha explicado, “la mejora de las carreteras fue una de las prioridades que nos marcamos en la ‘Nueva Diputación’ cuando tomamos posesión porque si queremos atraer inversores y turistas y fomentar el emprendimiento, resulta obligado disponer de unas comunicaciones terrestres eficientes y seguras”.

En idénticos términos se ha manifestado el diputado de Carreteras, Santi Pérez, quien ha recordado la finalización de tres grandes obras “largamente esperadas en el tiempo” por la ciudadanía. Se refiere a la mejoras introducidas en el Camí de La Canà, en la CV-120 que conecta La Mata con Olocau del Rey y la finalización de la renovación del acceso a Navajas por la CV-213.

En el Camí de la Canà se ha realizado una actuación presupuestada en 150.000 euros, con la que se ha modificado la anchura del vial, que en algunos tramos resultaba muy estrecho. Se trata de un trazado que discurre por los términos municipales de Morella, Cinctorres y Castellfort, muy utilizado por las conductoras y los conductores de los pueblos de la riera de los ríos Bergantes y Cantavieja.

En cuanto a la CV-120, se ha finalizado una obra realizada sobre una extensión de 4,5 kilómetros, que incluye la mejora del acceso a los municipios turolenses de Mirambel y La Cuba. Estos trabajos, que en 2020 han supuesto una inversión cercana a 1,5 millones de euros, venían siendo reivindicados por los vecinos de la zona desde hace muchos años, por lo que “resultaba imprescindible actuar al tratarse de una vía muy transitada y estrecha, llena de baches”.

Por lo que respecta a la ejecución del acceso a Navajas, “ha consistido en la eliminación de un destacado punto negro en la comarca del Alto Palancia, que ha requerido una inversión de 745.000, ejecutada en gran parte en 2020”.

Conservación de carreteras

Además de estas actuaciones de calado, Pérez ha puesto en valor los casi 5 millones de euros consignados para el mantenimiento de la red provincial de carreteras, con los que se ha podido ensanchar, hormigonar las cunetas y suavizar las curvas de la CV-105, que discurre por el parque de la Tinença de Benifassà. También se ha repavimentado la CV-101, que une Vinaròs con Alcanar.

Además, con cargo a la partida de conservación se han iniciado los trabajos de la CV-100 que une Rosell y San Rafael del Río, para ampliar el ancho de la vía desde los 4,5 metros hasta los 6,5 metros, tal como vienen demandando desde hace años los vecinos de la zona.

Otras actuaciones de menor envergadura pero también importantes para la seguridad vial son las realizadas en la carreteras de Cabanes a Ribera de Cabanes, en los accesos a Ribesalbes y en la vía que conecta Cálig con Vinaròs.

Pérez ha explicado por último que no solo se ha actuado sobre el firme, sino que “en aquellos puntos de la red provincial que ha sido necesario, se ha procedido a colocar o reponer la señalización horizontal y vertical, porque nuestra preocupación es conseguir los máximos niveles posibles de seguridad”.

RODOLFO Y VENTURA