La Diputación de Castellón llevará a pleno en diciembre un presupuesto para 2021 ambicioso que superará los 168 millones de euros, una cifra que supone un notable aumento respecto a 2020, de más del 12 por ciento, al contabilizar 20 millones de euros más. “Estamos hablando de un presupuesto histórico para un momento sin duda extraordinario como es atender las necesidades de nuestros municipios y de nuestros ciudadanos en la complicada situación económica y social que nos ha tocado vivir a causa de la pandemia por la Covid-19”, destaca el presidente de la Diputación, José Martí.

Las líneas generales del presupuesto para 2021, que avanza estos días los últimos trámites, han sido trasladadas esta mañana a los representantes de los grupos de la oposición -Vicent Sales y Elena Vicente-Ruiz (PP) y Cristina Fernández (Ciudadanos)- por parte del presidente de la institución provincial, José Martí, quien ha estado acompañado por el diputado provincial de Hacienda, Santiago Agustí, y los portavoces de los dos grupos que integran el equipo de gobierno: Santi Pérez (PSPV) e Ignasi Garcia (Compromís).

El equipo de gobierno, que ha mantenido diferentes reuniones con la oposición para escuchar sus propuestas, mantendrá las grandes líneas de 2020, como el Plan 135, el Fondo de Cooperación Municipal o el Fondo para Municipios Turísticos. Junto a ello, la gran novedad para 2021 será la creación, por un montante total de diez millones de euros, de dos planes Reactivem Castelló para los ayuntamientos, uno destinado a obras y otro a ayudas para las pymes y autónomos, que “supondrá reservar un importante fondo para priorizar las actuaciones que necesitan nuestros municipios y, en definitiva, los ciudadanos”, señala José Martí.

RODOLFO Y VENTURA
Todo ello se enmarca en el trabajo desarrollado durante todo el año por la actual corporación provincial, que ha cumplido en este con el objetivo de estabilidad presupuestaria “que nos ha marcado durante prácticamente todo el año el Plan Económico Financiero que hemos tenido que aplicar hasta noviembre”, como recalca Santiago Agustí.

El diputado provincial de Hacienda, en este sentido,  ha puesto en valor que las limitaciones que ha marcado el Plan Económico Financiero (PEF) “no han impedido que podamos poner en marcha los planes y fondos necesarios para atender las necesidades de los municipios”. La Diputación de Castellón tuvo que aprobar en marzo un PEF por los incumplimientos del anterior equipo de gobierno con la regla del gasto en 2019. Esta medida obligó a planificar un ejercicio económico en 2020 “con limitaciones y con estrictos controles” que se han aplicado todos estos meses.

Este cumplimiento ha coincidido en el tiempo con la decisión del Gobierno de suspender las reglas fiscales para lo que queda de este año y 2021, lo que permite a la Diputación no estar sometida, desde principios de este mes de noviembre, a los objetivos de déficit, deuda y gasto público y haber podido trabajar así en un  presupuesto expansivo para el próximo ejercicio económico, que superará los 168 millones de euros.

  Gabinete provincial