© Diputación inicia el reparto de desfibriladores .-

La Diputación de Castellón ha iniciado hoy el reparto de los desfibriladores con el objetivo de convertir la provincia en el primer territorio cardioprotegido de España. De este modo, el Gobierno Provincial hará realidad un ambicioso programa de prevención de riesgo cardiovascular que “llegará a todos los rincones de la provincia con especial atención en aquellos pueblos con menos recursos sanitarios por su tamaño y por su distancia con los grandes centros hospitalarios”.

De este modo, tal y como ha explicado la diputada de Acción Social, Elena Vicente-Ruiz, desde esta misma mañana y a lo largo de los próximos días, la institución provincial iniciará el reparto y posterior instalación de un total de 200 desfibriladores entre los 126 municipios que se han adherido al servicio sanitario. Todo ello para que “en cualquier núcleo poblacional, independientemente de su tamaño, se disponga de las herramientas necesarias para combatir la muerte súbita y aumentar el índice de supervivencia en caso de parada cardíaca”.

ESCUELA DE DANZA

En este sentido, la diputada responsable de este programa de prevención cardiovascular adjudicado por la institución provincial por un total de 272.000 euros ha hecho hincapié en la importancia de un proyecto que “garantizará en todo el territorio una mejor respuesta ante una urgencia cardíaca. Los dispositivos DESA van a aportar al enfermo unos notables índices de supervivencia en casos de parada cardiorrespiratoria”.

ESCUELA DE DANZA
RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO
A este respecto, Vicente-Ruiz ha argumentado que para la adjudicación y reparto de desfibriladores se ha analizado los servicios disponibles de los municipios solicitantes, así como el número de núcleos urbanos y la población que comprenden. Así las cosas, el Gobierno Provincial va entregar a cada ayuntamiento un mínimo de un desfibrilador, como es el caso de los municipios más pequeños, hasta los siete dispositivos DESA que, por población, va a recibir Castellón de la Plana.

Cabe señalar que el equipamiento que se repartirá, destinado al restablecimiento de un ritmo cardiaco eléctrica y mecánicamente efectivo ante casos de fibrilación ventricular o de taquicardia ventricular en ausencia de pulsocuenta, con 300 números de descargas y 13 horas de autonomía por desfibrilador y un periodo de garantía de 15 años.

Además, para que el uso del dispositivo DESA sea lo más sencillo posible, éste guía al operador en cuanto a la frecuencia de las comprensiones y cuenta con un dispositivo que establece la adecuada profundidad de las comprensiones a practicar.

Diputación inicia el reparto de desfibriladores
Chelo Torrejón