RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO
La Diputación de Castellón ha iniciado las obras para eliminar dos ‘puntos negros’ de la red provincial de carreteras en la comarca del Alto Palancia. En concreto, las máquinas ya están sobre el terreno de la CV-200 entre Castellnovo y Almedíjar y en el acceso a Navajas por la CV-213, como así lo ha podido comprobar esta mañana el presidente de la institución provincial, José Martí, y el diputado de Carreteras, Santi Pérez, quien ha anunciado que en total se invertirán 1,25 millones de euros en la modernización y en la mejora de la seguridad viaria de estas carreteras.

En el primero de los casos, ha explicado Pérez, se trata de un tramo de 800 metros “muy peligroso” de la CV-200 entre Castellonovo y Almedíjar y que se caracteriza por su estrechez y por la carencia de cunetas. Para ponerle remedio, la Diputación ha asignado 499.390 euros que se destinarán a la ampliación de la calzada de los cinco metros actuales hasta los seis, mientras que también se hormigonarán las cunetas y se reforzará la señalización horizontal.

Tanto la alcaldesa de Castellnovo, Carmina Gil, como el teniente de alcalde de Almedíjar, Emilio Chiva, han coincidido a la hora de calificar “de histórico” la realización de estas obras “tan reivindicadas por nuestros municipios”, puesto que, “por fin”, “se da solución al grave problema de seguridad que existía en esta carretera”.

La otra de las actuaciones se está llevando a cabo por parte de la institución provincial es la mejora de la carretera que conecta Navajas con la A-23, para la cual se están invirtiendo un total 745.000 euros. En este caso se está actuando en un segmento de 1,2 kilómetros en el que se ampliará la calzada de los cinco metros hasta los 7,5, “lo que hará más cómoda y más segura tanto la entrada como la salida del municipio tanto para los vecinos como para los múltiples turistas que llegan cada año en verano y en otros periodos vacacionales”, ha explicado el diputado. En cuanto a la opinión del Ayuntamiento, la alcaldesa, Patricia Plantado, ha agradecido a la Diputación su celeridad a la hora de retomar las obras, que han sufrido varias paradas desde que se iniciaron en 2016.

LA CONECTIVIDAD CON El INTERIOR, UNA PRIORIDAD

El presidente José Martí ha dicho desde la propia zona de obras que “la mejora de la conectividad entre pueblos y comarcas es una prioridad de esta nueva Diputación, porque aproximando personas y servicios conseguiremos mejorar las oportunidades y la calidad de vida de nuestros vecinos del interior”. En 2020, serán 4,9 millones de euros la inversión que se destinará a este objetivo, y que se traducirá en la consolidación de nuestra apuesta por la modernización de la red provincial de carreteras.

Además, Martí ha subrayado el buen papel de las empresas adjudicatarias que, según han explicado, han apostado por la contratación de personas de la comarca para la realización de las obras.

Gabinete provincial