La Diputación Provincial de Castellón ha conseguido reducir su deuda y acelerar el pago a sus proveedores, y lo ha conseguido gracias a las directrices marcadas por el departamento de Economía y Hacienda, dirigido por el segorbino, Miguel Barrachina, vicepresidente provincial de Economía y Hacienda.

La buena marcha económica de la institución ha sido avalada por la aprobación unánime en la Comisión de Hacienda del Informe de Intervención de la Cuenta General de la Diputación correspondiente a 2014.

Cabe señalar que todas las entidades locales de España remiten hoy, día 1 de junio, este informe con sus cuentas al Ministerio de Hacienda. En el caso de la Diputación, este documento pone de manifiesto la excelente gestión realizada en los aspectos económico, financiero, patrimonial y presupuestario, al resultar un amplio margen de cumplimiento del objetivo de estabilidad presupuestaria, el de la regla del gasto, objetivo de deuda y periodo medio de pago a proveedores.

Miguel Barrachina, entiende que “este informe es la radiografía económica del esfuerzo de nuestro presidente, Javier Moliner, los diputados y la totalidad de empleados de la Diputación por dotar a la provincia de una institución ágil y eficaz, saneada en sus cuentas para prestar el mejor servicio a los pueblos y a los vecinos de Castellón. Ha demostrado que se puede gobernar sin pedir un sólo préstamo en cuatro años y además ahorrar más de 59 millones de euros que hemos devuelto a los bancos. Pagando además a las empresas en el tiempo récord de menos de 19 días desde que entra la factura hasta que tienen el dinero en su cuenta corriente y, por tanto, haciendo un gran esfuerzo por nuestros municipios y nuestras pequeñas y medianas empresas”.

El Informe de la Cuenta General detalla que la Diputación ha mantenido durante todos los meses de 2014 un periodo medio de pago inferior a los 30 días con todos sus proveedores, cerrando a diciembre de 2014 con un periodo de -11,04 días, lo que equivale al récord de 18,96 días desde que se registra la factura en la Diputación hasta que se ingresa en su cuenta el importe. Un dato que certifica que la Diputación ha acortado a la mitad ese periodo de pago, que en 2011 era de 40 días.

Barrachina asegura que “nada llega por casualidad. El presidente Moliner fue pionero a la hora de incentivar a todos los departamentos de la Diputación a realizar la trazabilidad de las facturas, una importante medida que ha permitido ser cada vez más rápidos en ejecutar los compromisos con los proveedores. La dedicación, diligencia y agilidad con que están aplicando en todos los departamentos los criterios de eficiencia en la gestión que ha introducido Moliner ha hecho posible situarnos en un periodo medio de pagos difícilmente mejorable ya. Otra de las medidas en las que el presidente fue pionero para erradicar la morosidad de la administración fue vincular la fecha del cobro de su sueldo a que todos los proveedores cobrasen sus facturas dentro del plazo que fija la ley y siempre la ha podido recibir al día al no fallar ni un solo mes con las empresas”.

Si algo caracteriza la diligencia en el funcionamiento económico de la Diputación es que en los últimos cuatro años ha conseguido reducir su deuda en 59.832.411 euros, un 57,26 %. Así, si en 2011 la deuda de la institución provincial era de 139.995.608 euros, al cierre de 2014 ha sido de 80.163.197 euros, tal y como certifica el Informe de la Cuenta General.

En cuanto a la responsabilidad demostrado por los gestores de la Diputación a la hora de no endeudarse por encima de sus posibilidades, un ámbito que mide el Objetivo de Deuda, el Informe de la Cuenta General certifica que el nivel de deuda viva de la Diputación es de 53.127.370 euros. Sobre los recursos ordinarios liquidados del ejercicio 2014, que ascienden a 126.814.714 euros, representan un 41,89%, menos de la mitad del 110% establecido por la Ley Reguladora de Haciendas Locales.

“Estar menos endeudados y disponer de liquidez nos permite responder a los pueblos cuando lo necesitan. Hace poco fuimos capaces de poner tres millones de euros para responder a los desperfectos de las lluvias, por poner un ejemplo. Dicho y hecho. 121 pueblos se van a beneficiar de las ayudas urgentes y otros tantos están tramitando ya las ayudas de reparación que requieren proyecto técnico”, afirmó Barrachina.

Por otro lado el remanente de tesorería de la Diputación asciende a 36.600.000 euros, lo que representa un “ahorro histórico” de la institución provincial que está permitiendo financiar nuevas inversiones este año 2015.

La Diputación reduce deuda y acelera pagos

Chelo Torrejón.

[useful_banner_manager banners=20 count=1]