JOYERIA ROYO
RODOLFO Y VENTURA

Se llaman Josep Domenech Rodríguez y José Manuel Rodríguez Mompo, tienen 38 y 37 años, respectivamente, son amigos desde la infancia y este mismo mes de marzo se van a embarcar en una aventura envidiable.

Y es que estos dos jóvenes amigos de Jérica han decidido lanzarse a una singular aventura, la de participar en un rally amateur de larga distancia y resistencia, llamado PandaRaid,  que se celebra anualmente durante el mes de marzo, debiendo superar en él unos 3.000 kilómetros de desiertos del sur de Marruecos subidos en un viejo Panda.

El rally, que ni mucho menos es una especie de paquete de vacaciones, tiene también su vertiente solidaria, ya que parte de los ingresos de la inscripción se dedicaran al  apoyo de la cooperativa Taghzoute en el pueblo de Azrara, que actualmente solo posee un precario sistema para la extracción de miel, un extractor de acero ordinario (no inoxidable).

Estos apicultores necesitan apoyo técnico para la práctica de la apicultura, su principal fuente de ingresos,  con colmenas de cuadros movibles y apoyo financiero para el equipamiento básico para la extracción de la miel, a lo que contribuirá PandaRaid.

Además los participantes en el rally también ponen su granito de arena para mejorar las condiciones y calidad de vida infantil, dado que llevaran “caramelos, juguetes y material escolar para los niños. Llevaremos todo el peso que nos permitan”, según explicó a InfoPalancia Josep Domenech.

Para ello los dos jóvenes han tenido que buscar el respaldo de varias firmas comerciales de Jérica y otras poblaciones vecinas, además de comprar un coche Panda con el que participar, tunear y equipar el espartano vehículo y aprender a marchas aceleradas todo lo posible de mecánica.

Los problemas de a carrera, en la que hay inscritos 375 vehículos o equipos, tendrán que ser resueltos por los propios participantes, si bien detrás de ellos habrá un amplio equipo de profesionales entre personal logístico, médicos de urgencias, expertos en clasificaciones y una larga lista de personas dentro de un engranaje bien rodado, que velará por la seguridad y el buen desarrollo de PandaRaid.

Debido a que se trata de tener una verdadera aventura, el respaldo de la organización sólo será visible cuando sea necesario. Es un raid de sensaciones en el que los participantes podrán vivir su propia  aventura en medio del desierto.

La idea de esta pareja de amigos de inscribirse en la competición surgió así un poco inesperadamente. “Un día nos enteramos de que lo hacían. Estábamos juntos y dijimos, ¡oye! ¡Vamos a apuntarnos este año!»Ambos tenemos un hijo caaa uno y yo espero otro en breve, por lo que pensamos que será una bonita aventura que contarles», afirmó Josep.

Chelo Torrejón – Foto:Rural Panda