© El Águila: Ahí se ve .-

Su imagen es geométrica, como un pico insidioso perforando el azul. Su cumbre divide dos provincias, dos comarcas, hermanadas por la historia y la convivencia. Es el emblema de un pueblo serrano de la Calderona:  Gátova.

Llegar hasta su cumbre es tarea  fácil. No tiene montañas alrededor que recorten los horizontes. El marco montañoso que le rodea, a corta distancia,  le da prestancia. Pronuncio Águila y florece el gozo cuando se hincha el pecho con sus aires, su sol y la paz que se respira.

Desde el valle medio del Palancia se observa nítidamente su arquitectura. Tiene el equipaje de la belleza con su collarín de piedra, con su galanura física, como un balcón que asoma su serena embestida.

Vayamos al Águila. Partiremos desde Gátova. La ascensión es empinada, pero no arredra. No hay aventura. Sólo charlas y sabor alegre en la andadura. Para chicos y grandes está hecha.

Cumbre de sol, de otoños y primaveras, para ribetear el alma siempre.

ESCUELA DE DANZA

El Águila: Ahí se ve

Luis Gispert