El Belén de la Iglesia de Viver recrea el Santuario de la Cueva Santa

Desde que tenía cuatro años que comenzó su afición por el mundo de la belenística, el viverense David Roca disfruta “de lo lindo” preparando durante meses una de sus grandes aficiones, montar los escenarios, recrear espacios y fabricar las distintas casas para escenificar unos de los belenes más espectaculares que, en los últimos años, se montan durante las Navidades en los municipios del Alto Palancia.

Y es en concreto el belén de la iglesia parroquial de su pueblo, Viver, así como el enorme Belén que monta en el bajo de su casa, o el de varios vecinos y familiares lo que este joven belenista lleva montando y preparando “por amor al arte” desde hace varios años.

Tal como explica el propio David, “la afición empezó “cuando monte mi primer belén de figuras de plástico y en 2007 me compre una colección de un belén. Ahí empecé a especializarme y a montar belenes más elaborados”.

Desde 2009, David monta el belén de la iglesia de Viver que prepara con dedicación y esmero desde después de Pascua, donde empieza a trabajar en los nuevos proyectos que van saliendo y, poco a poco, comienza a construir casas y decorados.

Pero es en verano cuando su actividad entra al 100% para tenerlo todo listo antes de la Navidad y poder montar sus espectaculares belenes que son visitados estos días por cientos de personas.

Prueba de ello es el belén parroquial que cuenta con más de un centenar de figuras que compra en Puente Tocinos a maestros belenistas y 9 escenas que año a año va ampliando. Un espacio que puede visitarse aparte de las horas de la homilía, si se solicita al propio David, que abre encantado para mostrar y explicar su obra.

Igual de espectacular es el belén que monta en su casa, al que dedica toda la parte de abajo convirtiéndolo en un punto de visita obligada para viverenses.

RANDURIAS

RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO
ESCUELA DE DANZA
Desde las casas, los árboles hasta las hortalizas, el río o las fuentes todo es construido por él. Como novedades este año, en el Belén de la iglesia ha recreado el Santuario de la Cueva Santa desde la hospedería, la subida al santuario y la gruta donde está. También una puerta amurallada con torreones, la escena de la huida a Egipto con los templos y una casa corral. En total, 16 por 3 metros de Belén colocados en 4 altares de la nave izquierda del templo, “aunque la idea es que vaya creciendo cada año”.

Para la elaboración de las figuras, este artista autodidacta que ha aprendido a través de imágenes, revistas y videos de internet, utiliza poliestireno expandido, corcho y musgo, arenas turbas y piedras y plantas naturales, dependiendo lo que pretende recrear.

Un laborioso trabajo al que dedica cientos de horas y del que tan solo recibe una donación anónima que algún feligrés deja en la iglesia. Eso sí, “los materiales y las figuras, las paga la iglesia”, explica David quien su dedicación es tal que afirma ya tener pensadas dos escenas de cara al próximo año “y aún no he desmontado el Belén de estas navidades”.

De cara a las próximas navidades, este artista viverense tiene previsto montar una ruta belenística en el municipio ya que cada año sus belenes muestran la cara de la Navidad más tradicional que poco a poco, vuelve a ganar más adeptos.

Ana Monleón – Foto:A.M