Cuarta derrota consecutiva del Viveros Mas de Valero tras ganarles, este sábado en su propio feudo, los guipuzcoanos del Lauburu K.E. Ibarra FS (3-4). En un partido en el que los visitantes fueron superiores pero donde los segorbinos lucharon hasta el último segundo con toda intensidad.

Encuentro que comenzó con una sorpresa por parte de la Peña Futsal Segorbe que recibió a los jugadores con una gran pancarta de 20 metros en la que se leía: “Es muy difícil vencer a quien nunca se rinde”.

Y, de hecho el equipo segorbino empezó intenso, defendiendo muy arriba y buscando portería rival desde el inicio. Dominio absoluto del Viveros Mas de Valero que movía con facilidad, con un Moral omnipresente en todas las jugadas de ataque. La primera ocasión clara de los piparreros llegó a los cinco minutos del partido, tras un córner local, Ibarra montó una contra rapidísima que acabó en las manos de Chencho. Y, cuando mejor empezaba a carburar el Viveros Mas de Valero, los guipuzcoanos inauguraron el marcador con una pared perfecta que dejó al atacante vasco, que no iba a perdonar, solo delante de Chencho. Tras el gol, el partido continuó la misma dinámica, control del Viveros pero sin ocasiones claras. En el último tramo de la primera mitad se acrecentó el dominio local y empezaron a llegar las primeras ocasiones amarillas, Dani lanzó arriba a la salida de un córner y Salva la tuvo en una buena contra. Pero el Viveros no tiene la fortuna de cara en este tramo de temporada y a falta de cinco segundos para el descanso, una perdida en media pista la aprovechó el Lauburu K.E. Ibarra FS para hacer el 0-2.

El CDFS lo intentó sin éxito. Foto: J.Plasencia.

El CDFS lo intentó sin éxito. Foto: J.Plasencia.

La segunda mitad comenzó exactamente igual que el resto del encuentro. Los segorbinos disfrutaban de la posesión pero eran incapaces de crear peligro ante la portería rival. A los tres minutos de la reanudación llegaba la ocasión más clara del Viveros Mas de Valero en un disparo de Diego Torres que sacó con el pecho el guardameta visitante. Pero los vascos pronto se hicieron con el mando del partido y comenzaron a disfrutar de ocasiones clarísimas para abrir más brecha en el electrónico. Tras las ocasiones del Lauburu Ibarra FS, el Viveros Mas de Valero intentaba reaccionar. Moral tuvo una clara en una gran diagonal, pero el portero visitante la pudo sacar con los pies. A falta de diez minutos para el final y visto que en el ataque posicional el Viveros no era capaz de crear oportunidades, decidieron apostar por el portero-jugador. Dos goles consecutivos de Diego Torres empataban el partido (2-2). Pero poco iba a durarle la alegría a la afición segorbina, que en todo momento estuvo apoyando a su equipo. Y, es que los guipuzcoanos volvían a ponerse por delante con un golazo tras una jugada de estrategia de falta (2-3). El gol fue un jarro de agua fría para los segorbinos, pese a ello siguieron intentándolo con portero jugador. La sentencia iba a llegar a falta de dos minutos con un gol del portero visitante desde su propia área, era el 2-4. No bajaron los brazos los amarillos, Dani Palomar anotaba a falta de 30 segundos (3-4), pero no quedaba tiempo y los tres puntos volaron a tierras vascas.

Cuarta derrota consecutiva del Viveros Mas de Valero que afronta ahora dos viajes consecutivos, el primero a Pamplona para enfrentarse al AD Sanjuan, y el segundo a Zierbena para visitar al poderoso equipo vizcaíno.

Ficha técnica:

VIVEROS MAS DE VALERO: Chencho, Chover, Dani Palomar, Diego Torres y Alex Moral. También jugaron: Corchado, Nico, Salva, Luis Peiró, Isaac y Juanmi.

LAUBURU KE IBARRA: Ballardi, Labaka, Sarmendia, Otamendi y Esnaola. También jugaron: Aitzol, Arrospide, Andoni, Davila, Sanz Aguirre y Olasategui.

Goles: 0-1 Labaka, 0-2, Olasategui, 1-2 Diego Torres, 2-2 Diego Torres, 2-3 Labaka, 2-4 Andoni, 3-4 Dani Palomar.

Tarjetas: Viveros Mas de Valero: Diego Torres, Luis Peiró y Dani Palomar. Lauburu KE Ibarra: Davila y Sanz Aguirre

Árbitros: Cambeiro Olivera y Griñán Muñoz, del colegio valenciano

El CDFS no pudo conseguir los 3 puntos

Esperanza Orellana.