©  El cierre de Lafarge perjudica al Palancia .-

El espíritu sindicalista y luchador de los vecinos del Puerto de Sagunto es sobradamente conocido en el Camp de Morvedre y comarcas limítrofes, que ahora se ven afectadas por el temido cierre de la fábrica de cemento de Lafarge Sagunto.

El posible cierre de la empresa dejaría sin trabajo a más de 800 familias, dados los 400 puestos de trabajo directo y otros tantos indirectos que genera la empresa, por lo que el Comité de Empresa ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas vía online a través de la plataforma Change.org , con el fin de hacérselas llegar a la Consellería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural para que esta evite el cierre de la misma.

Muchos de dichos puestos de trabajo son ocupados por personas nacidas o residentes en la comarca del Alto Palancia, históricamente vinculada a la del Camp de Morvedre por cuestiones económicas, laborales, sanitarias y sociales.
Los trabajadores de la empresa hacen constar en el cumplimentado de la campaña de recogida de firmas las razones que les han llevado a la situación actual.

Tolvas de la cantera. Foto:J.Montoya.

Tolvas de la cantera. Foto:J.Fernández.

Así el proceso de cumplimentado aclara que “los trabajadores de la fábrica de cemento de Lafarge Sagunto con el apoyo de los sindicatos CCOO y UGT, solicitamos a la Consellería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural que, con riguroso cumplimiento de la ley, proceda a renovar a la mayor brevedad posible, la licencia de ocupación de monte público que caduca el 31 de diciembre de 2017 y cuyo expediente de renovación, solicitado por la empresa Lafarge, se encuentra en dicha Consellería”.

“Este expediente se encuentra paralizado debido a las alegaciones y prorrogas sin fundamento legal, realizadas por el actual gobierno del Consistorio Saguntino, el cuál se niega a reconocer el vigente convenio firmado en 2013 entre el Ayuntamiento y la Empresa, creado para compatibilizar la actividad extractiva con la creación y conservación del Paraje Natural de la montaña de Romeu. Convenio que fue ratificado por más de dos terceras partes del Pleno Municipal y que ahora está siendo incumplido sin que exista ninguna justificación legal, laboral ni medioambiental, creando un enorme sentimiento de inseguridad jurídica en el mundo empresarial y laboral de la comarca”.

Y es que tras el cambio político acontecido tras las pasadas elecciones locales el Ayuntamiento de Sagunto decidió paralizar a corto plazo la actividad de la cantera Salt del Llop, situada en el monte Romeu y explotada por la mercantil Lafarge.

ESCUELA DE DANZA
La compañía solicitó autorización para poder explotar 14 hectáreas contiguas al hueco minero actual -conocido como la zona de Margas- para garantizar la actividad futura de la empresa. Además, también pidió la prolongación del plazo de explotación -que expira en 2017- hasta 2030.

No obstante, al tener conocimiento de la solicitud, el actual ejecutivo, liderado por el alcalde de Compromís Francesc Fernández, que gobierna en coalición con las formaciones ADN Morvedre y Esquerra Unida, decidió aplicar sus propias normas.

Dos son los principales aspectos en los que chocan el actual consistorio y la empresa: el tiempo de la concesión y el perímetro a explotar. El gobierno de Fernández se acoge al año 2017 como fecha en la que deberían concluir los trabajos, mientras que por parte de Lafarge sostienen que el convenio aprobado por el anterior equipo de gobierno en 2013 -que fue apoyado por amplia mayoría- permite retrasar el traslado de la zona de extracción de piedra hasta el año 2030. El nuevo emplazamiento está previsto en la zona de El Piñal, cerca de la Vall d’Uixó.

Por lo que respecta a la extensión de la actual zona de explotación, el ayuntamiento liderado por Compromís mantiene que la petición va contra los Planes Generales de Ordenación Urbana de 1992, en los que dicen que el terreno de la ampliación no está catalogado como zona de explotación minera.

El cierre de Lafarge perjudica al Palancia

Chelo Torrejón