«El Encuentro de Navajas» En la mañana del domingo de Pascua de Resurrección, se realiza en muchas poblaciones de la geografía española, la denominada “Procesión del Encuentro”, escenificación popular en la que la Virgen María encuentra a Jesús Resucitado, como el momento más importante del año para la Iglesia.

Décadas de tradición en El Encuentro de Navajas

Encuentro-NAVAJAS-2015-W

Encuentro de Navajas. Foto:V.Plantado.

En Navajas, ésta es una tradición que no se sabe exactamente cuando comenzó, pero que se retomo en el año 1940 y no se ha interrumpido hasta nuestros días. Desde entonces tres generaciones han pasado realizando este acto tan sencillo y tradicional, pero a la vez, tan importante para esta población del Palancia.

Durante el sábado, la reina de las fiestas elegida para el presente año, Alba Moreno, y su corte de honor transforman la plaza del Olmo en un precioso huerto. Este año ayudadas por los miembros de la corporación, voluntarios y un implicado Manolo Rodríguez que puso su granito de arena para pintar sobre el suelo un hermoso tapiz.

Se hacen las doce de la mañana, y un expectante gentío espera impacientado que llegue el momento en la plaza principal de la población, en las cercanías de la calle inventada para el instante, junto a la alfombra pintada por las manos expertas del afamado escultor y de los demás colaboradores, en el enclave elegido para realizar este acto religioso-popular.

La imagen de la Virgen, portada por los cuatro encargados de realizar las “Cortesías”, Rafa Escrig, J.Antonio Martínez, Carlos Plantado y Vicente Badía, entra en la plaza por la zona de los bares para situarse delante del museo, y por el otro lado, por el acceso natural a la plaza del Olmo, llega en procesión la imagen de Cristo Resucitado.

Ha llegado el momento. Silencio y respeto en unos, emoción y fervor en otros, sentimiento en el corazón de todos. Los encargados de portar la imagen de la Virgen comienzan la ceremonia, uno, dos tres… rodilla en tierra. Todos los espectadores pendientes de que todo salga bien, quieren ver como la Virgen se acerca a su Hijo y realiza las tres inclinaciones de cortesía. Unos segundos de ceremonia, una herencia de emociones, un aplauso sentido que recoge algo más, que una tradición cumplida.

Con este acto y la posterior celebración de la Santa Misa, se pone fin a una Semana Santa cargada de actos religiosos y populares, en los que ha reinado el buen tiempo y el ambiente festivo que siempre acompañan a esta población del Alto Palancia.

Vicente Plantado.