El proyecto está desglosado en 26 actuaciones a desarrollar durante los próximos 20 años, y tiene un presupuesto cercano a los 4,5 millones de euros

La cartuja de Valldecrist vivió ayer una tarde histórica, al acoger entre sus muros la presentación de su Plan Director, que está pensado para que se desarrolle a lo largo de los próximos 20 años, revisándose cada 5, y está presupuestado en 4,5 millones de euros. El evento tuvo lugar durante el primer día de las jornadas “Valldecrist: ámbito de culturas 2020” que este año ha organizado el Ayuntamiento de Altura en colaboración con la Asociación Cultural Cartuja de Valldecrist.

La tarde comenzó con una visita guiada por el monumento por parte de Jose Ángel Planillo, guía de la Asociación, donde en todo momento se respetaron las medidas higiénico sanitarias y espacios, y se volvió a demostrar que las ruinas siguen despertando el interés de los visitantes, que completaron el aforo previsto por la organización a las pocas horas de abrirse el plazo.

A las 20 horas fue la iglesia de San Martín, como tantas veces, la que contempló otro momento solemne para el monumento, como la presentación de su Plan Director. En la mesa se sentaron parte del equipo técnico que lo ha elaborado en un tiempo casi récord, si bien su gestación ya llevaba incubando cerca de 17 años, desde el mismo momento en que se fundó la Asociación Cultural Cartuja de Valldecrist, cuyos miembros son principalmente los redactores del mismo.

JOYERIA ROYO
RODOLFO Y VENTURA
Tras la presentación del acto por parte de Jose María Orellana, concejal de cultura del Ayuntamiento, y las palabras de la alcaldesa de la villa de Altura, Rocío Ibáñez, resaltando el momento histórico que se estaba viviendo; tomó la palabra Josep Marí Gómez, presidente la Asociación, que realizó un breve resumen del tiempo que se ha luchado para conseguir tener este documento, y la calidad del equipo técnico que lo ha sacado adelante.

Después, Sixto Lozano, arquitecto y miembro de la Asociación, comenzó a exponer en qué consiste dicho Plan Director, las 26 fases en las que se han desglosado las actividades a realizar, y la peculiaridad que estas se puedan llevar adelante, ya sean juntas o por separado, pero siempre manteniendo abierto el conjunto monástico, sin que éste se vea obligado a cerrar sus puertas debido a las obras.

También Sofía Martínez, restauradora y licenciada en Historia del Arte, participó explicando la importancia no solo de la restauración, sino de la posterior conservación del bien restaurado, para que el trabajo persista en los años y no haya que estar continuamente destinando unos recursos económicos que siempre son escasos.

Por su parte, Ángel Portolés, del Programa de Extensión Universitaria de la UJI, comentó la importancia de las personas en este tipo de proyectos, pues han de ser ellos, con su participación e ideas, quienes han de marcar los futuros usos del monumento y de esta manera puedan valorar más el recurso, contribuyendo de esta manera a su mantenimiento y funcionamiento.

Una vez concluida la presentación, ya por la noche, tuvo lugar la visualización de una proyección audiovisual sobre la fachada de la Iglesia Mayor, donde con un juego de luces, fotos, música y narración, creó un espectacular mapping que no dejó indiferente a nadie.

Y como fin de la jornada, la magia del cine llegó hasta el cenobio, pudiendo disfrutar de la película “La Misión”, como homenaje al desaparecido compositor de bandas sonoras, Ennio Morricone (fallecido recientemente), al aire libre, con una pantalla en la antigua hospedería.

Para este sábado, hay prevista una nueva visita guiada, con el aforo también ya completo, una degustación de productos artesanales de la comarca con ambientación de música de cuerda en directo, una nueva visualización del mapping, y una velada musical tributo a Mocedades y Ana Belén y Victor Manuel.

Texto: Jose Ángel Planillo    Fotos: Aída Albiar