El IVAJ inició ayer un campo arqueológico en Viver

El Institut Valencià de la Joventut (IVAJ) ha organizado dos campos de trabajo de excavaciones arqueológicas en el yacimiento romano El Prado de Viver, el  primero de los cuales comenzó ayer y se prolongará hasta el próximo día 20.

El segundo de los citados campos de trabajo se llevará a cabo durante los días comprendidos entre el 21 de julio al 4 de agosto.

Los dos proyectos, denominados El Prado I y El Padro II, forman parte de los 15 proyectos de campos de voluntariado juvenil que se desarrollan a lo largo de los meses de julio y agosto.

Del total de campos, siete proyectos son de modalidad social, con niños y niñas, con personas mayores o con personas con diversidad funcional, y se desarrollan en Alicante, Benicarló, Valencia, Benicàssim, Alcossebre y Alborache.

También el IVAJ ha organizado cuatro proyectos de arqueología en Calp, L’Alfàs del Pi y Viver; tres medioambientales en Ibi, Enguera y Chera, y uno de reconstrucción en Xàtiva.

RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO
El grupo de trabajo de las excavaciones de Viver está formado por 10 chicas y 11 chicos de entre 15 y 17 años.

Se trata de una apuesta para que las personas más jóvenes se incorporen al voluntariado, en la que jóvenes procedentes de Castilla-La Mancha, Murcia, Navarra, Asturias, Andalucía, Canarias, Aragón y de la propia Comunitat participan en la excavación y documentación de esta villa romana. El campo pretende dar una visión global de la arqueología y del yacimiento

Los campos arqueológicos de este verano son Banys de la Reina, en Calpe, del 16 al 30 de julio; Villa Romana de l’Albir, en l’Alfàs del Pi, del 16 al 29 de julio y dos ediciones del Prado en Viver, el Prado I del 9 al 20 de julio y El Prado II del 21 de julio al 4 de agosto.

El yacimiento romano de El Prado de Viver se trata de una antigua villa romana, ubicada en la partida de los Cabillos, a unos tres kilómetros del núcleo poblacional que el consistorio pretende adecuar como atractivo turístico y convertirlo en una de las zonas de interés turístico de la localidad.

Cabe destacar que este yacimiento salió a la luz en 2007, después de la realización de las catas para ejecutar las excavaciones para la colocación del montaje de varias torres eléctricas de evacuación del parque eólico de la zona seis. Tras las catas, los arqueólogos detectaron esta villa, de las más antiguas que conserva el municipio que, ahora, subvencionada por el propio ayuntamiento en una primera fase de actuación por un total de 15.000 euros, ha puesto en valor bajo la dirección del arqueólogo Manuel Molina.  

Chelo Torrejón – Foto:José Plasencia

El IVAJ inició ayer un campo arqueológico en Viver