La plaza de la Iglesia de Altura se ha convertido esta mañana en un   verdadero  hervidero de gente ilusionada por ver el ascneso al campanario de los cuatro bronces izados al mismo con una gran grúa.

La última de las campanas subidas ha sido la de mayor peso, de más de 1.300 kilos, llamada Virgen de Gracia. Previamente han sido subidas el Cimbalico del Niño Jesús, la de San Juan  y la de la Cueva Santa.

Las voces de bronce sonaran a partir del próximo jueves en los volteos que está previsto celebrar para anunciar la festividad de San Miguel y la Virgen de Gracia.

La operación de subida de las campanas ha sido fotografiada y grabada con todo tipo de dispositivos móviles y alguna que otra cámara de fotos.

Las campanas fueron bendecidas ayer en la parroquia de San Miguel ante un nutrido grupo de personas, algunas de las cuales han colaborado económicamente con su restauración y fundición.

Chelo Torrejón – Foto:Toni Aguilar García

RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO