El juego de los gorriones

Plz. Zeit Abu Zeit. Foto: Luis Gispert.

En medio queda la fuente, con su taza octogonal. Fuente de la plaza Zeit Abu Zeit, de Segorbe.Gotea el agua y canta, como un eufemismo natural,  creando ambiente. Su repiqueteo es musical, liberando paz y serenidad.

Alrededor de la fuente juegan al coro ocho olivos frondosos, casi simétricos,  regalando frescas sombras en este verano tórrido. Las brisas de la tarde hacen bailar a las pequeñas hojas de los olivos, bien fertilizados por el agua de la Esperanza.

Enhiestas palmeras se balancean en el aire. recortando con la finura de sus bóvedas vegetales pedazos de cielo.

Los gorriones se acercan a beber, hundiendo sus cortos picos entre las ondas del agua cantora. Y alzan sus vuelos felizmente hacia el rango vegetal de los olivos.

Me gusta sentarme cada tarde en este espacio publico de Segorbe. Me entretengo. Mientras el sol se acerca a la Calderona para recrear la atardecida con colores  de cristal.

 El juego de los gorriones

Luis Gispert