El Juzgado de Primera Instancia número 7 de Castellón ha declarado nula y «contraria a derecho» la decisión de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, dirigida por la vicepresidenta de la Generalitat,  Mónica Oltra, sobre el cierre el centro de acogida de La Resurrección de Segorbe y traslado a otros centros de los menores internados.

El fallo, contra el que cabe la interposición de recurso de apelación,

recuerda que los días 30 de enero y 2 de febrero de 2017 los inspectores de la Conselleria realizaron una inspección y emitieron un informe en el enumeraban la existencia de 23 incumplimientos de la normativa vigente, para subsanar lso cuales se dio al centro un plazo de tiempo de ocho meses.

Tres meses después, a falta de cinco para el cumplimiento del plazo, la Conselleria decretó el traslado de los menores el 9 de mayo a otros centros.

Por ello el juez aclara que, «si bien es cierto que en dicho informe se reflejaban todas esas irregularidades, no lo es menos que entre sus conclusiones y propuestas no se incluía el cierre inmediato del centro».

ESCUELA DE DANZA
RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO
Además en el fallo se recuerda que la resolución de la Conselleria no expresaba «motivos de urgencia que justificaran la adopción de una medida atropellada llevada a cabo con infracción de normas procedimentales básicas como la audiencia de los menores afectados o la posibilidad de dar un trámite de alegaciones a la entidad gestora del centro con carácter previo a decidir sobre el traslado, máxime cuando las fechas en las que se tomó la decisión, a poco más de un mes del final del curso escolar, causó un evidente trastorno a los menores, que se vieron obligados a trasladarse a diario desde las localidades de sus nuevas residencias hasta sus centros escolares en Segorbe en los que siguieron escolarizados hasta final de curso».

El pasado día seis de junio, después de dos años de estar el centro cerrado, la Conselleria volvió a asignar al centro a doce niños para  su cuidado y tutela, como ya adelantó InfoPalancia.

Sin embargo la tutela y cuidado de los doce niños con problemas de desarraigo familiar asignados al centro ha sido encomendada por la Conselleria de Igualdad a la Fundación Fray Luis Amigó en lugar de a la congregación de las Hermanas Terciarias Capuchinas que hasta hace dos años se ocupaba de ello.

Chelo Torrejón – Foto:José Plasencia