El presidente del Partido Popular en Castellón, Miguel Barrachina, acompañado del diputado autonómico del PP y portavoz de Economía, Rubén Ibáñez, han denunciado hoy que los presupuestos de la Generalitat Valenciana para 2021 son un proyecto “contra Castellón” ya que “es un texto que no aporta nada nuevo y en el que solo gana la familia de Ximo Puig”.

El presidente provincial ha denunciado que “el objetivo de Ximo Puig de no realizar test se está consiguiendo en la Comunitat, a costa de la salud de los vecinos de la provincia y por eso resulta especialmente hiriente que el presupuesto de 2021 consagre ese crecimiento en el gasto corriente en nuevos chiringuitos”. Barrachina ha explicado que hasta mil millones de euros más que hace cuatro años, se dedican a estas entidades propagandísticas, “que drenan los recursos sanitarios y educativos”.

El diputado autonómico ha advertido que hoy en día hay 11.000 profesionales médicos menos trabajando en la Comunitat que cuando gobernaba el PP “y es muy hiriente para Castellón si tenemos en cuenta que la provincia es la que ostenta el récord de listas de espera de atención médica”. Para Barrachina, este presupuesto debería estar reconducido para atender la alerta sanitaria “pero no ha sido así ya que los presupuestos no contemplan soluciones” por lo que ha pronosticado que “la provincia de Castellón lo va a pasar muy mal” por la asfixia que los presupuestos generan en la economía productiva.

Rubén Ibáñez ha advertido que “los presupuestos son un castigo para la provincia y son una losa para el crecimiento de Castellón en un momento como este”. “Ximo Puig molesta a la provincia de Castellón y lo hace porque cada presupuesto retrata la falta de respeto que tiene hacia Castellón”.

Según el diputado autonómico, “la inversión real para la provincia es de 54 millones, lo que supone un 7% del total de toda la Comunitat”. Para Ibáñez “es una falta de respeto absoluta que destinen solo un 7% para esta provincia ya que no implicamos eso en número de población” y a ello se le añade que “todas las partidas ya estaban contempladas en el anterior presupuesto”.

El portavoz de economía considera que este hecho constata la falta de acción, de gestión y de ejecución, de las partidas que habían prometido realizar en otros años. A ello se le añade que “el 74% de los municipios de la provincia de Castellón no van a tener ninguna inversión para este año”.

Este desplome de la inversión contrasta con el aumento del 76% en el coste de altos cargos o el aumento del 40% en el coste de asesores. “La factura de los altos cargos de Ximo Puig los pagamos la provincia de Castellón”.

PP Castellón

RODOLFO Y VENTURA