El portavoz de Economía del GPP, Rubén Ibáñez, ha desvelado que la Generalitat paga las ayudas del Plan Resistir a los ayuntamientos “con pagarés con fecha del mes de mayo. Esta sinvergonzonería, después de tanto anuncio, es motivo para que Puig dimita porque no se puede burlar de esta forma de las necesidades de los valencianos”.

Rubén Ibáñez ha explicado que “el plan resistir, plan estrella anunciado por Puig hace un mes y por el que nadie ha recibido un solo euro hasta la fecha, se suponía que era urgente para que el dinero llegara cuanto antes al bolsillo de la gente que lo necesite acuciada por la crisis y los cierres obligados. Hasta el punto de que la semana pasada Puig anunció, después de reunirse en la comisión de seguimiento con la CEV, CCOO y UGT, que empezaba a enviar dinero a los ayuntamientos. Lo único que ha enviado a los ayuntamientos es un pagaré al mes de mayo. La Generalitat está pagando con pagarés a 12 de mayo a los ayuntamientos las ayudas al Plan Resistir y eso es inaceptable”.

El portavoz popular ha indicado que “los ayuntamientos y diputaciones van a tener que pagar un plan que anuncia el president de la Generalitat y además tienen que adelantar el dinero porque la Generalitat no les paga hasta mayo. Estamos ante un nuevo caso de propaganda vacía, de anuncios y anuncios del señor Puig que no van a ningún sitio. Se supone que estas ayudas eran urgentes. Cuando llegue el dinero, si queda alguien en pie será un milagro. La fórmula de pagar a los ayuntamientos con pagaré a mayo no parece la fórmula ideal para lograr que estas ayudas vayan a los sectores que más lo necesitan”.

Ibáñez ha afirmado que “no se pueden aplazar los pagos a mayo. Es inhumano y están jugando con la gente, creándoles falsas expectativas. El dinero tiene que estar en el bolsillo de la gente que lo necesite. El verano pasado se montó a bombo y platillo el plan de reconstrucción con actores sociales y empresariales que no ha servido para nada”.

En este sentido, Ibáñez ha señalado que la solución es el Plan Activa propuesto por el PP, “un plan de 1.078 millones de euros dentro del presupuesto de la Generalitat que es de 25.000 millones de euros, sin necesidad de esperar a la llegada de fondos europeos a los que Puig lo fía todo. Anunciaron el día de los inocentes que vendrían 1.200 millones de euros y todavía no ha venido un solo euro”.

Por último, respecto a la cuenta general de la Generalitat de 2019 presentada hoy en la Comisión de Economía por el Síndic de Comptes, Ibáñez ha señalado que “se pone en evidencia que la tramitación administrativa y la gestión del Consell es nefasta, sin seguir la ley de contratos del Estado, con fraccionamiento de contratos, pagos sin contratos por valor de más de 1.400 millones de euros y que, entre otras muchas cuestiones, se dejó de pagar a los proveedores más de 2.500 millones de euros… un auténtico caos de gestión en el año del virus”.

PP Castellón

RODOLFO Y VENTURA