El PP de Segorbe exige al PSPV-PSOE local que se retracte públicamente de las acusaciones y aprovechamiento electoralista de la causa judicial del anterior equipo de gobierno realizado por los socialistas, tras la archivación definitiva de la denuncia realizada por el Juzgado.

Cabe recordar que el anterior gobierno del PP fue denunciado ante el Juzgado por el segorbino Francisco Pérez Ardit, candidato de Segorbe Participa, quien acusó a los dirigentes de un presunto delito de prevaricación y desobediencia a la autoridad judicial. El origen de la querella arranca del conflicto judicial suscitado por la Ordenanza Reguladora de los Festejos Taurinos aprobada en el año 2004. La normativa fue recurrida por el demandante por considerar que la licitación de los entablados taurinos no se ajustaba a derecho.

La causa tuvo un gran impacto mediático y social, máxime teniendo en cuenta que “durante toda la campaña electoral a las elecciones municipales del pasado 24 de mayo, los socialistas segorbinos basaron su estrategia en el ataque continuo, y sin escrúpulos, al Partido Popular y al por aquel entonces alcalde y concejales segorbinos, acerca de unas acusaciones que se han demostrado totalmente falsas”.

La campaña de “difamaciones socialista les llevó incluso a editar un boletín desde el Grupo municipal del Ayuntamiento bajo la portada “La Justicia acecha al Partido Popular”, con el único objetivo de obtener un rédito electoralista de una denuncia sin fundamento y desestimada hasta en dos ocasiones”.

Por ello los populares entienden que “ahora, cuando tanto la Fiscalía como el juzgado han dictaminado el libre sobreseimiento de la causa al carecer por completo de fundamento penal, ha llegado el momento de que el PSOE de Segorbe reconozca sus errores, se retracte públicamente y se disculpe después de realizar durante meses un juicio paralelo y malintencionado”.

Los populares también lamentan que los socialistas “convocaran la fecha de comparecencia de los concejales populares, a su militancia a las puertas del juzgado como medida infructuosa de presión a los jueces. Además, concejales entonces en activo como los socialistas Enrique Valdeolivas e Inmaculada Mouriño acudieron al Juzgado para intentar hacer, sin éxito por la escasa asistencia de público, un ‘paseillo’ de presión a los injustamente acusados. El por aquel entonces portavoz socialista, Miguel Ángel Guillén, en connivencia con Pérez Ardit, fue propuesto como testigo y rechazado por el juez”.

Posteriormente el entonces candidato socialista, Rafael Magdalena, “hizo uso constante del caso ya archivado durante la campaña, aunque después ha utilizado la misma ordenanza de entablados sin la menor enmienda ni rubor alguno”.

El PP pide una disculpa del PSOE

Chelo Torrejón.