El Partido Popular y la tasa de la basura. Paradigma de la manipulación.

Miente, manipula, retuerce la realidad hasta hacerla irreconocible y repite esto sin cesar hasta que la mentira parezca la realidad. Es la técnica de siempre a la que ya estamos acostumbrados y que utiliza sin desparpajo la muchachada gaviota para cualquier cosa, mucho más si son temas que afectan directamente al bolsillo de la gente o a sus sentimientos. No es casualidad que utilicen como símbolo de su partido a un animal carroñero que se alimenta de basura y desperdicios. No es de extrañar, por tanto, su comportamiento en el Consorcio de Residuos.

Pero el pasado 31 de octubre ocurrió un hecho insólito en el Pleno del Consorcio que aprobó la modificación de la Ordenanza Fiscal.  El señor Mario García, representante en dicho consorcio de la Diputación de Castellón, tomó la palabra en nombre de la institución que representa y de todos los ayuntamientos gobernados por el PP para anunciar su voto en contra de la modificación de esta tasa. Esto no es lo insólito, estaba dentro de lo previsible, pero lo que sorprende vino a continuación, ya que dijo algo muy interesante y que conviene recordar. Reconocía el Sr. García que el tratamiento de la basura es un servicio que genera unos costes y que esos costes se cubren con los ingresos que vienen del cobro de la tasa. Es más, el Sr. García, en un ataque de sinceridad, llegó a reconocer la labor de los técnicos del consorcio, profesionales que hacen su trabajo y elaboran sus informes basándose únicamente en datos técnicos y económicos, y que habían hecho un esfuerzo para ajustar el aumento de la tasa a 1,78 €. Añadía el Sr. García que su voto negativo y el de sus compañeros del PP era simplemente porque consideraban que todavía quedaba margen para rebajar el aumento algo más y que lo demostrarían presentando las correspondientes alegaciones. Porque esa es otra. Lo que se aprobó el día 31 es un acuerdo provisional, basado en los informes de los técnicos del Consorcio, y la apertura de un plazo de alegaciones para que toda persona o entidad que no esté de acuerdo o que pueda aportar una solución mejor, la presente. Y en eso estamos, en plazo de alegaciones, esperando que el Sr. García o cualquier representante del Partido Popular nos ilumine (eso sí, si lo hacen, basando sus alegaciones en informes técnicos, como hacemos los demás) y propongan lo que estimen conveniente. Hubo otros que también votaron en contra, pero como no pidieron la palabra para explicar sus motivos, nos quedamos con las ganas de saberlo.

Pero no podía ser todo tan correcto viniendo del PP. Una vez acabado el pleno se vieron actuaciones que presagiaban que el Partido Popular volvía a las andadas de siempre. Varios alcaldes del PP junto al diputado Mario García se hacían una foto antes de salir de la sala. La foto que sirvió de imagen para lo que iban a hacer después: ir corriendo a la prensa para denunciar un supuesto “TASAZO SOCIALISTA”. No hubo nada improvisado. Estaba todo premeditado y hay que decir que no nos sorprende su forma de actuar, es la misma de siempre. Como tampoco sorprende el goteo constante de artículos que van publicando de forma periódica desde entonces sobre este tema. Miente, retuerce la realidad y repítelo constantemente. ¿Nos suena de algo?

Pero claro, el ataque de sinceridad de Mario García los ha dejado desnudos. Porque, una de dos, si dijo lo que pensaba durante el Pleno del Consorcio y reconoce que la propuesta de tasa está basada en los informes técnicos que él  reconoció y no cuestionó (a pesar de que anunció unas alegaciones), entonces hay que concluir que las críticas del PP en la prensa durante estos días son una burda maniobra de manipulación que sólo busca un desgaste electoral de los socialistas. Las dos cosas no son compatibles, o la una, o la otra.

JOYERIA ROYO
RODOLFO Y VENTURA
ESCUELA DE DANZA

 

Lo cierto es que las cifras son tozudas, por mucho que el PP las retuerza para que parezcan lo que no son. Y lo que no pueden negar es que en 2010, cuando gobernaban ellos el Consorcio, la tasa era de 63,58 € y que para 2019 será de 66,38 €. Por tanto, desde el inicio de la aplicación de la tasa   hasta la propuesta para 2019 ha habido un incremento, en su conjunto, del 4,4 %. Recordemos también que en 2011 la tasa bajó a 52,48 € (no había servicio de ecoparque en esas fechas) y en 2013, ya con el servicio de ecoparques, volvía a subir a 62,10 €. Es más, en 2017 se puso en marcha la informatización de la red de ecoparques, lo que implicó un incremento del coste del servicio de los mismos de un 8,38 % (265,859,96 €), con una tasa de 64,60 €. En el presente año 2018 se han contabilizado en el presupuesto los costes fijos del MOS de anualidades previas, concretamente las de 2011-2015, así como las regularizaciones de toneladas del RSU tratado en el 2016 y las revisiones de precios del 2016 y 2017, ascendiendo todo ello a 253.097,33 €, sin que se aumentara la tasa. En el primer semestre de 2018 se ha registrado una cantidad de residuos voluminosos y RCD muy superior a la que se venía recogiendo, del orden del 117 % y 92 % más respectivamente. Se trata de datos reales de recogida, por lo que el estudio económico del presupuesto de 2019 y el estudio de la tasa para el próximo año se ha hecho computando un gasto mayor para este tipo de residuos, concretamente un 46,48 % más. A todo ello hay que añadir que se ha obtenido una menor recaudación de la prevista, del orden del 6 %, lo que representa casi 600.000 € anuales menos de ingresos. Por tanto, la fijación de la tasa para 2019 está motivada en una variación de los servicios y de los ingresos, mejorando notablemente el servicio de los mismos.

Datos frente a demagogia y manipulación. La propuesta de modificación para 2019 es de 1,78 €/cuota, sin haberse modificado el número de cuotas de ningún epígrafe, por lo que el aumento representa un 2,68 % en todos los epígrafes de la ordenanza.  Lo que hay que explicarle a la gente, porque esa es la responsabilidad de cualquiera que está en política, es que nada es gratis, que cada servicio que se presta a la ciudadanía tiene un coste, que los gastos del tratamiento de nuestra basura por el Consorcio de Residuos se cubren exclusivamente con la tasa que pagamos  y que esa tasa está calculada en base a los estudios hechos por los técnicos, no a capricho de ningún político. Hablar de impuestos y tasas no es grato, pero los responsables públicos no pueden engañar a la ciudadanía por mero tacticismo electoral. Eso, señores del PP, está muy feo. Las cosas hay que explicarlas aunque duelan. Explicarlas y contextualizarlas. Decirle a la gente, por ejemplo, que incluso con el aumento de la tasa, seguimos siendo el consorcio más barato de toda la Comunidad Valenciana. Cualquier vecino o vecina de Benicarló, de Morella o de Rossell, en el Consorcio del norte de la provincia de Castellón, pagan 74,04 € por el mismo servicio por el que nosotros, los del sur de la provincia, vamos a pagar 66,38 €.

Era soñar demasiado que el Partido Popular actuara con responsabilidad. La intervención de Mario García en el Pleno del Consorcio fue simplemente un espejismo. La triste realidad es que, pasado el momento de sinceridad del Sr. García, el partido gaviota volvió a su hábitat, a la carroña.

RANDURIAS

Comisión Ejecutiva Comarcal del Alto Palancia