Comunicado de la Ejecutiva Comarcal del PSPV-PSOE del Alto Palancia-Mijares Condenando la carta del Obispo de Segorbe-Castellón contra la
Ley de Eutanasia

El pasado 17 de diciembre el Congreso de los Diputados aprobó la Proposición de Ley Orgánica que regula la Eutanasia. Un nuevo derecho que se une a los conquistados por la sociedad española a lo largo de todos estos años, con mucho esfuerzo y a pesar de todos los obstáculos que los sectores más reaccionarios del país han puesto para impedirlos. No es casualidad que siempre que gobierna la izquierda vemos ampliados los derechos de toda la ciudadanía, como no es casualidad tampoco que esas derechas que claman y auguran el apocalipsis son los primeros en usar los nuevos derechos adquiridos. Así pasó con el divorcio, con el aborto, con el matrimonio igualitario y ahora, con la eutanasia.

Siempre lo han hecho de la mano de obispos dispuestos a usar el púlpito para hacer política. La carta del Obispo de Segorbe-Castellón en la que critica la aprobación de una ley democrática aprobada por amplia mayoría de un parlamento democrático, es una flagrante intromisión en el debate político del representante de una institución que, al menos, debería guardar un principio de neutralidad. Después de más de cuarenta años de democracia y de Constitución, es increíble que todavía se les tenga que recordar que España es un estado aconfesional en el que ninguna religión tiene carácter estatal. Las leyes no pueden estar basadas en los preceptos religiosos de ninguna confesión. La Iglesia Católica tiene todo el derecho a exigir a sus fieles que sigan sus dogmas y preceptos, pero de ninguna manera puede pretender que esos dogmas se extiendan al conjunto de la sociedad.

Pero ya que entran en el debate y usan el púlpito para tomar partido por una determinada ideología política, entonces el Sr. Obispo deberá entender que allí nos encontraremos todos. No podrá apelar al respeto a la institución y a su independencia; no vale que un día exija respeto y al siguiente se dedique a hacer un mitin.

Así que, con el mismo derecho con el que él critica la Ley de Eutanasia, desde la Ejecutiva Comarcal del Alto Palancia-Mijares del PSPV-PSOE no reconocemos autoridad moral alguna al representante de una institución que todavía tiene muchas cosas que explicar y por las que pedir perdón. Su carta es un ejercicio de hipocresía y cinismo como pocas veces se ha visto. Habla de la defensa de la vida un señor que hace quince días estuvo callado cuando un grupo de militares nostálgicos del franquismo le deseaban la muerte por fusilamiento a 26 millones de españoles. ¿Dónde estaba el Sr. Obispo entonces? ¿No le preocupaba la vida de 26 millones de compatriotas? Una institución que le ha costado siglos condenar la pena de muerte y que cuando lo ha hecho (en 2018) ha sido con la boca pequeña, no está en condiciones de dar lecciones sobre la defensa de la vida. Antes de erigirse en autoridad moral para el conjunto de la sociedad deberían limpiar su propia casa. Y ahí tienen mucho trabajo que hacer. Si el Sr. Obispo quiere dedicarse a hacer política, lo tiene muy fácil: preséntese a las elecciones. En Vox seguro que lo reciben con los brazos abiertos.

Alto Palancia-Mijares, 20 de diciembre de 2020 La Ejecutiva Comarcal

RODOLFO Y VENTURA
JOYERIA ROYO