RANDURIAS

© El Restaurante Randurías de Jérica sirve “El alma de la trufa” .-

“El alma de la trufa” es el nombre de la agradable experiencia gastronómica que nos presenta el Restaurante Randurías de Jérica dentro de las XXI Jornadas del Alto Palancia, si bien el establecimiento seguirá ofertando el menú hasta las próximas fiestas falleras de San José.

Y es que “El alma de la trufa” es un menú pensado no solo para las jornadas sino para satisfacer por completo los apetencias más delicadas y sutiles del comensal, que quizá por primera vez en su vida pueda saborear el intenso sabor de una cabeza de fresca gamba roja transformada en una fina y sorprendente galleta de intenso sabor.

La sorpresa llega al inicio mismo del menú en el que el primer plato consiste en una deliciosa gamba roja fresca macerada en sal y aove con su cabeza hecha galleta, a lo que le sigue una exquisita terrina de corzo y brandy trufado que el comensal puede tomar con unas rebanadas de pan con madre de centeno y trufa.

Pero la experiencia de los entrantes no acaba ahí, ya que para rematar los aperitivos se sirve un huevo trufado con viruteado de foie de pato y sal de vino que quita el sentido.

Como platos principales el menú incluye una pescado y una carne, como son salmón salvaje de Alaska cocinado a 65ª centigrados acompañado de una espuma de trufa sobre puré de raíces; además de una lasaña de papada y patata trufada con queso trufado de Benassal.

Y una buena comida no se puede terminar sin un postre, máxime cuando se nos ofrece una bomba de yema trufada con bizcocho de naranja, que es aconsejable tomar con una infusión o café para saborear en su plenitud y disfrutar de la compañía de amigos o familiares con los que podemos acudir al restaurante a comer.

Al incluir la trufa como plato estrella en el menú, el regente y chef de Randurías, Kike Perís, ha querido “poner en valor un producto que nos identifica. Que nos diferencia del resto de comarcas porque aquí se cría y en el resto de comarcas del Mediterráneo no. La trufa es un producto fetiche aparentemente muy caro pero que realmente tiene una gran aprovechabilidad”.

Dicha aprovechabilidad permite al restaurante ofrecer el menú degustación al precio de 35 euros, si bien diariamente también podemos encontrar en él otros servicios más asequibles a 10,50, además de otros más intermedios los fines de semana a unos 24 euros.

La facilidad de acceso y cómoda zona de estacionamiento del Restaurante Randurías de Jérica nos invita a acercarnos en todas las épocas del año, dado que Kike Perís adapta los menús a la cada una de las cuatro estaciones.

Como jefe de sala del restaurante está la encantadora Silvia Belmonte, cuya amplia sonrisa y profesionalidad ayuda a los clientes a sentirse todavía más cómodos que en su propia casa.

Entre ambos, Kike Perís y Silvia Belmonte, están a punto de lanzar un nuevo proyecto el de organizar eventos con servicio de catering en la Finca el Campillo, donde a buen seguro la pareja demostrara su veteranía y buen hacer .

El próximo día 23 de marzo tendrá lugar la presentación de la iniciativa en el propio enclave de la finca, que ya cuenta con varios encargos de celebración de bodas y comuniones.

Chelo Torrejón – Fotos:José Plasencia

El Restaurante Randurías de Jérica sirve “El alma de la trufa”