La plaga del tomicus destruens ha afectado ya al 70% de los pinos existentes en los Parques Naturales de las Sierras Espadán y Calderona, que en poco tiempo pueden cambiar su explendor verdoso por desolador color marrón dejado tras de si por el barrenillo de los pinos.

Las medidas tomadas hasta ahora por la Administración Autonómica para atajar esta temible y dañina plaga no son suficientes para atajarla, dado el acelerado ritmo de propagación de la misma, por lo que los socialistas de Castellón piden a la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente que “deje de minimizar el problema y aumente el importe destinado a combatir la plaga de pinos en la provincia de Castelló, dado que se ha extendido la zona afectada por el tomicus destruens”.

Así los socialistas exigen que “la Conselleria, y dada la gravedad que está alcanzando este problema en los pinares de diferentes municipios de la Comunitat Valenciana y, especialmente, en numerosas localidades de la provincia de Castelló, actúe e impulse medidas para afrontar la plaga de inmediato, actuando directamente cuando sea necesario por la pasividad de los propietarios, que en muchos casos no pueden afrontar el coste que supone”, según afirmó el diputado autonómico, Miguel Ángel Guillén.

tomicus destruens

Pinos afectados por la plaga. Foto: José Plasencia.

El diputado cree que “la plaga de pinos se ha extendido porque ha fallado la prevención, entre otros motivos, porque la Generalitat ha suprimido la brigada que se dedicaba al control y a la prevención de plagas. Dado que la plaga, en lugar de disminuir se ha extendido, no se debe esperar ni un día más para actuar con decisión y eficacia”.

El tomicus destruens también afecta a la Sierra de El Toro

El ritmo con el que el barrenillo de los pinos (tomicus destruens’) acaba con los árboles puede esquilmar en unos años toda la masa arbórea de los citados parques, que por otro lado no son las únicas zonas de la comarca del Alto Palancia afectadas por la misma, ya que la Sierra de El Toro, entre otras, también está adquiriendo un sospechoso tono marrón delator de la presencia de los indeseables insectos.

Chelo Torrejón.