Los primeros fríos de diciembre han traído consigo importantes cambios en al Glorieta Municipal de Segorbe, en la que han comenzado las excavaciones para instalar un ascensor que salve la diferencia de nivel de las calles con las que linda.

Por una lado la Glorieta linda con la calle Fray Bonifacio Ferrer, desde la que se accede a pie llano, y por otro con el paseo Monseñor Romualdo Amigo, desde el que hay que salvar unas escaleras para llegar a la misma.

Dichas escaleras son precisamente las que quiere evitar el montacargas que se pretende instalar en el parque, construido en el año 1838 según el diseño del entonces concejal Lorenzo Montero y Polo, sobre un antiguo cementerio.

La actuación, que figuraba como una de las grandes obras del programa electoral del PP,  pretende “eliminar las barreras en espacios públicos y facilitar la accesibilidad universal en el parque Glorieta Botánico Pau”.

Chelo Torrejón – Foto:José Plasencia

RODOLFO Y VENTURA